Humberto Ríos, Complejo Hotelero Rosa Agustina: “Como empresario, y con los años que tengo, creo que va a ser mi último proyecto”

0
150

Guanaqueros marcaría la partida del empresario al mando de los negocios y también su rol como gestor de los proyectos en la empresa. Quienes le sucederán serán sus cuatro hijos. Ríos explica cómo se gestó la llegada de la firma a la localidad costera de Coquimbo, lugar que si bien siempre fue la preferencia, también estuvo en alternativa, en su momento, a Caldera y Pichilemu, y también al valle de Elqui.

Durante los primeros meses del 2023, el centro de entretenimiento, conferencias y vacacional Rosa Agustina sellará uno de sus primeros hitos en su incipiente expansión a regiones con el primer complejo “all inclusive” en la costa de Chile.
Olmué, en la región de Valparaíso, es el escenario del inicio para empresario Humberto Ríos en el área turística, con el Rosa Agustina Club Resort y luego el Rosa Agustina Conference Resort, sin embargo, Guanaqueros, en la costa de la comuna de Coquimbo, representaría el punto de la partida para dejar el mando de los negocios de la empresa.
“Como empresario, y con los años que tengo, creo que va a ser mi último proyecto. Tengo cuatro hijos, están llenos de vitalidad y tendrán que ver”, adelanta del dueño del complejo que se levanta en la zona costera de la comuna-puerto.

¿Cómo evalúa en retrospectiva el negocio?
“Cuando miramos el inicio de esto a hoy, nos sentimos plenamente orgullosos de nosotros como equipo por lo que hemos logrado, y como familia. Tengo mi mujer y mis hijos, que me han apoyado en todas las instancias. El nombre de Rosa Agustina es de mi madre, ella es una mujer que nos enseñó el camino del esfuerzo, sacrificio y tesón, así que en honor a ella todo lo que nosotros crezcamos como empresa va a llevar siempre el nombre de Rosa Agustina”.

¿Por qué escogen Guanaqueros? ¿Sondearon otros lugares?
“Nosotros estuvimos en Caldera (región de Atacama), donde se nos invitó y se nos ofreció unos terrenos que tenían concesionados para poder emprender. Y después también estuvimos incursionando en el sur, en Pichilemu, pero la verdad es que era un mar que no era apropiado para este tipo de proyectos, porque es más apto para el surf y la costa, con mucho viento y playas muy frías. Y quisimos experimentar el crecimiento y les pedí a mí hijo Oliver que con mucha frecuencia venía al norte, y él se encargó de buscar una comuna o localidad que tuviera las características. Y una vez que las encontró, recorrimos y nos gustó Guanaqueros, y tuvimos la gran fortuna de encontrarnos con dos lotes que estaban ocupados por campings, y cuyos dueños tenían la voluntad de vender”.

Y dentro de la región de Coquimbo… ¿hay más planes para expandirse?
“Incursionamos hace 20 años en el rubro turístico, y quisimos tomar el camino difícil, que son las propuestas que hoy existen como mucho éxito en el extranjero. Si tuvimos que adecuarlas a la idiosincrasia nuestra, y hemos recorrido un largo camino, con éxitos y fracasos, no todo ha sido color de rosa. “Tenemos un terreno de 35 hectáreas a los pies del valle Elqui, en la comuna de Vicuña. Eso nos daba dos alternativas, o nos veníamos acá a la playa o nos íbamos para la montaña. Entonces, cuando llegamos aquí a Guanaqueros es un paraíso”.

Por la envergadura de los complejos, tanto en Olmué como en Guanaqueros deben tener una buena relación con las comunidades…
“Nosotros tenemos buena relación con la comunidad y estamos muy allegados a ellos. Hemos hecho toda una carrera, nos ha costado, pero hoy además de los hoteles hicimos un pequeño centro comercial (en Olmué) lo cual lo dotamos de un supermercado local para competir con las cadenas. Y tenemos también una multitienda, y a la gente les estamos entregando todas las herramientas que se requiere, tenemos restaurantes, y es ese modelo exitoso que queremos replicar acá”.

¿Les ha afectado la pandemia en la construcción del complejo en Guanaqueros?
“Hace 20 años construimos el Rosa Agustina Club Resort, y hace 10 años construimos el gran hotel Conference, ambos en Olmué, donde atendimos a distintas familias y también conferencias, seminarios, y en algún momento sentimos que es un producto que ya está probado, con mucho éxito y demanda y nos sentimos sobrepasados. Ha sido un largo camino, el financiamiento ha sido un tema también, la pandemia nos ha tenido un poco de rodillas con esto, pero no hemos transado, en ningún momento se nos ha caído el ánimo, seguimos experimentando desarrollo y crecimiento, y nunca paramos de invertir en este proyecto, así que contentos con lo que hemos logrado”.