Mercado del Mar supera valla ambiental y Municipalidad de Coquimbo debe iniciar la búsqueda de US$10 millones

0
7783

La iniciativa está diseñada para 110 locales. De esta cobertura, 84 corresponden a puestos de ventas de mariscos y pescados frescos dispuestos en el primer nivel, y los restantes 26 a cocinerías o restoranes en el segundo nivel. Se prevé adicionalmente la construcción de un muelle peatonal, en base a pilotes de hormigón, vigas metálicas y pavimento.

La directora del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) en Coquimbo, Claudia Martínez, notificó al alcalde Ali Manouchehri que no será necesario someter el proyecto “Construcción Mercado del Mar” a tramitación ambiental, quedando ad portas para materializarse, una vez resuelta la incógnita para su financiamiento, pues la reactivación del tradicional inmueble considera una inversión de US$10 millones.
El 01 de junio, el arquitecto de la Secretaría de Planificación (Secplan) de la Municipalidad de Coquimbo, Carlos Guerrero, ingresó una Consulta de Pertinencia (CFP) al SEA entregando los antecedentes que incluye la iniciativa ubicada en la avenida Costanera. De acuerdo a esa información, el propósito es agrupar y ordenar a los diversos locatarios de cocinerías y puestos de ventas de mariscos que actualmente se encuentran establecidos en la caleta de ciudad-puerto, a través de edificio, de tres pisos, con una superficie de 5.716 metros cuadrados.

El proyecto está diseñado para contar con 110 locales de venta. De esta cobertura, 84 corresponden a puestos de ventas de mariscos y pescados frescos dispuestos en el primer nivel, y los restantes 26 a cocinerías o restoranes en el segundo nivel. Además, se prevé la construcción de un muelle peatonal, con una superficie de 906,35 m2, en base a pilotes de hormigón, vigas metálicas y pavimento.
“Este establecimiento tiene como función la de agrupar y ordenar a los diversos locatarios de cocinerías y puestos de ventas de mariscos que actualmente se encuentran establecidos en el sector de la Costanera, los cuales tendrán que ser reubicados debido a la habilitación y puesta en uso de la línea férrea (propiedad de Ferronor) que pasa por el sector y que comunica directamente con el puerto”, sostuvo el documento firmado por Guerrero.
La también conocida “Recova Marina” tiene concesión marítima desde febrero del 2015, sin embargo, su construcción se detuvo por insolvencia de la empresa que se adjudicó la iniciativa, quedando un inmueble que hoy luce abandonado, a media edificación y corroído por óxido.

La obra paralizó definitivamente en 2019 y en una de sus primeras actividades al llegar al sillón municipal, Semanario Tiempo consultó al alcalde de la ciudad, Alí Manouchehri, sobre el futuro del Mercado del Mar, quien confesó que la administración perseveraría con el proyecto, su vialidad económica y la posibilidad de conseguir mayor financiamiento para su concreción.
“El Mercado del Mar es una obra emblemática que quedó abandonada y se hizo conocida por transformarse en un microbasural. Una de las primeras medidas de esta administración fue la limpieza del entorno, ya que está a la vista de la gente y con alta afluencia turística”, detalló, ese entonces, el jefe comunal.

El 13 de octubre del 2020, la Municipalidad de Coquimbo firmó un convenio con la Empresa Portuaria Coquimbo (EPCO), donde las partes acordaron materias de colaboración en torno al turismo, fomento, e ir pactando un intercambio de iniciativas, proyectos, programas e ideas que vayan destinadas a la ejecución de obras de desarrollo local, fortalecimiento de instrumentos de gestión local y recuperación del borde costero de la ciudad.
En ese sentido, se facultó a la casa consistorial a habilitar un paso vehicular con el objeto de comunicar las dependencias del Mercado del Mar con la avenida Costanera, además de un acceso peatonal central, de 12 metros de ancho, e instalar subterráneamente las conexiones de los servicios de agua potable, alcantarillado y eléctrico del Mercado del Mar.