¿Participativo?

0
165

Los procesos participativos demasiado abiertos no siempre son efectivos, en especial cuando se trata de tareas de alto contenido técnico que requieren un cierto conocimiento o dominio de los temas. La historia reciente de Chile lo confirma. Por ello a veces hay que generar instancias en que los representantes sectoriales, gremiales, políticos, comunales, sean los que filtren y saquen la voz. Para que el trabajo final tenga real sentido y efectividad.
Sin embargo, también es cierto que la participación amplia, informada, valida y da legitimidad a los procesos.
En este sentido, la nueva Estrategia Regional de Desarrollo que debe generar nuestra región con la guía de los expertos de la Universidad Adolfo Ibáñez, parece que comenzó su elaboración con el pie izquierdo. Además de la inasistencia de la gobernadora, el uso de conexión on line para el hito de presentación del proceso pareciera que no fue la mejor idea.
Era necesario que en este punto de inicio se viera y se sintiera el compromiso regional, era necesario el impulso, el envión para que la participación, reflexión y análisis en el proceso que se inicia sea real y verdaderamente comprometido.
La ausencia de la gobernadora y el “no liderazgo” de la instancia fue sin duda una pésima señal. Esto además que no existió la posibilidad de generar lazos, dialogar mirándose a los ojos y ver los rostros de quienes deben ser actores protagonistas de esta nueva herramienta.
Pero esta falta de participación real se está verificando también en otros ámbitos, como en la idea de ByPass del MOP, en que luego de varios meses de especulaciones recién ahora se está socializando sobre el posible proyecto con algunos gremios y grupos selectos, aunque todavía no se considera la entrega de información oficial a los medios de comunicación ni a los periodistas.
Del mismo modo, en el Congreso Nacional surgió un reclamo por la baja participación de la comunidad de La Higuera en la declaración de Área Marina Costera Protegida de Múltiples Usos. Tanto así que ni los ambientalistas ni los vecinos de la Higuera se muestran conformes con el proceso y plantean más dudas que certezas.
En fin. La participación tiene diferentes niveles y formas de ser abordadas. Es de esperar que la autoridad pueda escoger alguna. La que quiera, pero que elija una que sea real, efectiva y oportuna.

Víctor H. Villagrán
Editor Semanario Tiempo