Solicitarán ampliar permanencia del hospital modular por su fuerte soporte a la red asistencial, especialmente en la recobrar la lista de espera quirúrgica

0
58

A casi un año de su llegada, el establecimiento tiene tres momentos relevantes. En la primera ola por covid-19 ayudó a liberar camas; luego, en la resolución de listas de espera de patologías quirúrgicas y hoy es apoyo en la cirugía ambulatoria, con una unidad pre y post quirúrgica.

Las autoridades de salud en la región de Coquimbo le solicitarán al ministerio ampliar la permanencia del hospital modular apostado en un área acondicionada en el estadio La Portada de La Serena. La petición se funda en su alto soporte a la red de la zona, aliviando la carga de la lista de espera quirúrgica, que aumentó por la mayor demanda de camas en los recintos asistenciales.

Edgardo González, director del Servicio de Salud Coquimbo, sostiene que el establecimiento ha sido de gran ayuda en los casos de hospitalización, sacando a los pacientes de mediana complejidad, no covid, a este centro. “Ya en agosto cumple un año en nuestra región, adscrito al hospital de La Serena, con un equipo profesional y técnicos muy motivados, con una muy buena recepción usuaria y calidad en la atención. Es de nuestro interés y necesidad plantear al nivel central su permanencia, ya sea por el covid y por el aporte a la recuperación de la lista de espera quirúrgica”.
El recinto es uno de los cinco dispositivos de campaña instalados en el país, cuya implementación, sumó 52 camas, permitiendo que el hospital San Juan pueda complejizar su atención, reconvirtiendo sus camas básicas y medias, a críticas. Desde el inicio de la emergencia sanitaria se comprometió uno, pues Coquimbo es la zona de Chile que tiene menos camas hospitalarias por cada mil habitantes (1,12 en La Serena, cuando el promedio nacional es de 2,2).
Así, esta obra –de 1.460 metros cuadrados– fue erigida por 35 personas, quienes lo habilitaron en 11 días, y a su vez el equipo de salud del hospital de La Serena logró implementarlo en tan sólo tres días, convirtiéndose en de más rápida habilitación del país. Su inversión alcanzó los $2.600 millones. En principio, se esperaba la llegada del hospital modular para el mes de julio de 2020, sin embargo, el hospital modular recibió a sus primeros pacientes el 21 de agosto del 2020.

Alejandra Letelier, subdirectora Médica del Hospital de La Serena, cuenta que el sentido que le hemos dado es netamente quirúrgico. “Una gran cantidad de estas camas han permitido que en la región se siga efectuando cirugías que no se podrían hacer. Esto permite que, por ejemplo, no estanquemos las cirugías”, advierte.
“Hay una cosa que beneficia enormemente el trabajo y a toda la comunidad, la forma en cómo se trabaja ha sido percibido por los pacientes. Tenemos una gran cantidad de agradecimientos”, añade.

De acuerdo a la clasificación de infraestructura sanitaria que realiza la ONU, es un recinto Nivel 2 (+), ya que su diseño contempla la habilitación de camas de hospitalización, áreas médicas y de apoyo. Su infraestructura es mixta, ya que posee zonas rígidas, especialmente en baños, y otras más ligeras, que están conformadas por un PVC de alta resistencia que puede soportar agua, humedad y fuego. El piso está conformado por 4 capas: parrilla, aislante, madera y vinilo.
Además, la infraestructura es autónoma, ya que no requiere redes de apoyo para su funcionamiento. En este contexto, posee dos generadores de electricidad de 300 kw cada uno, blader de agua de 50.000 litros y sistema de funcionamiento para aguas grises, además de una reserva de combustible que le permite siete días de autonomía.
Las instalaciones sanitarias modulares están conectadas por un pasillo central que funciona como la columna vertebral del complejo. A lo anterior se suman: áreas clínicas de enfermería, una farmacia, áreas de apoyo para la recepción de alimentos, lavandería, comedor con sala de estar para funcionarios, dormitorio para funcionarios, oficina y sala de reuniones, completando un total de 17 albergues.