Santiago González, rector Universidad Central: Reprogramaciones y becas, las estrategias de la U Central para dar facilidades en el pago de aranceles

0
157

El rector de la Universidad Central, Santiago González, en entrevista con nuestro medio aborda los desafíos de la pandemia, con las clases presenciales suspendidas de marzo, así como también el factor económico al tener que autofinanciarse. Adelanta que estima que seguirán online incluso durante el segundo semestre.

Santiago González, rector de la Universidad Central, quien además entre los años 2008 y 2010, desempeñó el cargo de Ministro de Minería, asumiendo también en dicho periodo la presidencia de los Directorios en las empresas públicas, como CODELCO, ENAP y ENAMI, abordó como se han tenido que adaptar a los nuevos tiempos, en medio de la pandemia del Covid-19.
Adelanta que la adaptación a esta nueva modalidad de clases a distancia no ha sido fácil “ni para las universidades ni para los estudiantes”
Y agrega que “hemos tenido que realizar una serie de cambios y adaptaciones en la universidad para poder pasar a este sistema y entregarle ayudas a los estudiantes en varios sentidos, primero para que puedan concurrir a sus clases se entregaron elementos computacionales como tarjetas chips para que puedan tener conexión a internet, los que no tenían, y en el caso de los estudiantes que no tenían computadores les hemos tenido que entregar tablets”, medida que se ha replicado tanto en Santiago como en La Serena.

Santiago González, rector de la Universidad Central, comenta como han debido adaptarse al nuevo escenario con sus 1200 profesores y 14 mil alumnos a nivel nacional.

Medida que ha tenido una muy buena recepción de parte de los estudiantes, y comenta además ha sido de manera muy responsable y lo han pedido quienes de verdad lo necesitaban.
“Del punto de vista de los profesores, hemos tenido que capacitarlos, levantar plataformas especiales para que puedan hacer sus clases, usamos Moodle y Teams, donde aparte de las mismas clases pueden subir el material pedagógico” explica.
González enfatiza en que “hubo que capacitarlos porque el cuerpo académico en general no estaba acostumbrado a hacer clases por internet, además hubo que entregarles los elementos, porque hacer una clase presencial es muy distinto que hacerlo a través de internet”.
Relata que afortunadamente han tenido una muy buena acogida, tanto de parte del cuerpo académico, que lo componen cerca de 1.200 profesores, así como también los más de 14 mil estudiantes, que se han ido adaptando aunque con dificultdades que las han podido ir superando.
“También hemos entregado ayudas económicas para los estudiantes que han tenido problemas para pagar sus aranceles, hemos hecho las reprogramaciones que corresponden, además de un plan de becas para financiar parte del copago y todas las facilidades para que puedan continuar sus estudios” añade.
Una las novedades que han implementado, es que cada cierto tiempo paran una semana, siendo la primera en mayo, en donde les piden a los estudiantes que reflexionen junto con los profesores para ver cómo se estaban llevando adelante las clases y si los mecanismos que estaban usando, permitían el aprendizaje, “eso fue muy positivo porque nos permitió enmendar muchos aspectos que estaban implementado” sostiene.

El escenario económico
El complejo escenario económico del país ha afectado al sistema educacional comenta el rector, pero señala que “la deserción en nuestro caso no ha sido muy alta, diría que es un poco más de lo normal, no ha sido un problema que hayamos tenido en la universidad porque hemos dado muchas facilidades, pero sí el problema de copago del arancel, hay muchos estudiantes que han tenido problemas para cumplir y nosotros a ellos les estamos dando las facilidades, algunas becas adicionales y la universidad está tomando todos los resguardos para que esa disminución de ingresos no perjudique la calidad académica”.
Uno de los problemas que se produce en las universidades, señala González, es que el 75% del costo corresponde al cuerpo docente, “entonces uno puede dejar de tener profesores porque no se podrían hacer clases y debemos financiar el costo de la universidad completo y no hemos hecho despidos de ningún tipo, los que pueden trabajar online, lo hacen y los que no, está con permiso porque en dos o tres meses más los vamos a volver a necesitar”.
Consultado por apoyos del estado, comenta que han tenido contactos con la Subsecretaría de Educación, y cuenta que han estado bien activos, “han apoyado con las conexiones de internet, y ahora el gobierno aprobó abrir de nuevo el crédito CAE para los estudiantes que no lo tenían… pero la verdad es que las universidades privadas no recibimos aportes del estado como si lo tienen las universidades del Cruch, que me parecen bien que lo tengan”.