Puesta en marcha de nuevos hospitales de Coquimbo, La Serena e Illapel demandará 600 médicos adicionales

0
120

Actualmente, la red asistencial cuenta solo con 122, es decir una brecha de 241 especialistas. Oftalmólogos, anestesiólogos, cirugía de cáncer, medicina interna, ginecología y obstetricia son algunas de las especialidades con mayor déficit.

La pandemia por Coronavirus reveló el abultado déficit de camas en la región de Coquimbo, situación que se resolvió parcialmente con la habilitación de nuevas unidades para atender la emergencia sanitaria, mientras se realizaban los anuncios de nueva infraestructura para las comunas de La Serena, Coquimbo e Illapel.
Sin embargo, las proyecciones indican que el nuevo desafío será adquirir profesionales adicionales para atender los futuros recintos asistenciales. Por ello, en sesión de la comisión de Salud y Deportes del Consejo Regional (CORE) de Coquimbo, presidido por la Ximena Ampuero, la secretaria regional ministerial de Salud, Paola Salas, informó sobre los requerimientos y brechas en la materia.
A nivel nacional, la región de Coquimbo es una de las tres zonas del país con menor dotación de médicos por cada 10 mil habitantes.
Entre los datos proporcionados por la autoridad regional está el hecho de que hoy la región, sin considerar los nuevos hospitales que se construirán se requiere de 363 médicos especialistas, mientras que actualmente la red cuenta solo con 122, es decir, la región tiene una brecha de 241 especialistas.
Oftalmólogos, anestesiólogos, cirugía de cáncer, medicina interna, ginecología y obstetricia son algunas de las especialidades con mayor déficit.
La consejera Ampuero enfatizó en que “este es un tema que viene hace años, y con esta sesión especial de bicomisión de Salud y Educación, buscamos fundamentar y fomentar el trabajo para enfrentar este panorama, conociendo las aristas con que contamos para ir rompiendo estas brechas.
“Con el diagnóstico que nos entregó Salas tenemos un panorama mucho más amplio y, lo más importante, es que podemos proyectarnos con una universidad estatal, como es la Universidad de La Serena, para ver si podemos tener una facultad de Medicina y, con ello, aumentar la capacidad de formación de médicos”, agregó.
Una alternativa que se observa con atención, pues, según como detalló la SEREMI, la única entidad superior que hoy dicta Medicina en la región es la Universidad Católica del Norte, manteniendo no más de 30 a 35 egresados por año, en momentos en que debido a la pandemia cerca de 60 médicos no habrían podido hacer su internado hasta hoy.
600 profesionales nuevos
Tras su presentación, la seremi Salas detalló que “van a venir grandes inversiones en la región de nuevos hospitales para La Serena, Coquimbo e Illapel, en los que se van a necesitar aproximadamente 600 médicos. Lo que le presenté a nuestras autoridades es el perfil epidemiológico de la necesidad de formar médicos, basado en que la gente se está muriendo de enfermedades que no estamos resolviendo completamente, como son el cáncer, que es la primera causa de muerte en la región, mientras que la segunda son las enfermedades cardiovasculares, seguida de las enfermedades del sistema respiratorio”.
Según lo planteado, resulta fundamental la formación de nuevos profesionales de la salud en materia de perfil epidemiológico territorial, enfatizando en cáncer, salud mental, enfermedad de Chagas, patologías de población migrante, patologías de adulto mayor, consultas de morbilidad en atención primaria y controles preventivos.
A nivel nacional la media de médicos por 10.000 habitantes era de 22,8 en 2016, muy por debajo del promedio de los países de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), que es de 33. En la atención primaria regional, a nivel comunal urbano se trabaja con una dotación de 4 médicos por cada 10 mil habitantes y de 5,2 médicos por cada 10 mil personas en comunas rurales, considerando los tiempos asociados a desplazamientos en las rondas, que equivalen a un 30% del tiempo de la jornada.