US$304 millones costarán las obras de la Ruta 5 entre La Serena y Coquimbo, el 55% de la inversión de la nueva concesión

0
177

Tramo interurbano, desde Los Vilos a Coquimbo, considera sistema de peajes con pago electrónico y manual. El objetivo de la consulta, dijo la compañía, se debe al análisis que deberá realizar la autoridad ambiental, respecto a si las obras de mantención, conservación o renovación sobre las obras preexistentes, constituyen una modificación a la RCA N°38/1998.

Tal como lo había anunciado Semanario Tiempo, y dentro de los plazos previstos, la empresa española Sacyr ingresó una Consulta de Pertinencia (CP) en el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) por la nueva concesión de la Ruta 5, entre Los Vilos y La Serena.
El proyecto global considera dos partes: el interurbano y el urbano. El primero corresponde al trayecto desde el kilómetro 244,5 norte de la principal arteria del país y cruza las comunas de Los Vilos, Canela, Ovalle, finalizando en el sector El Panul de Coquimbo. La segunda, en tanto, contempla los 16 kilómetros que separan ese punto de la comuna-puerto con la capital regional (pasarela de El Líder).
Desde el 15 de diciembre en 2022 Sacyr inició la explotación de trayecto interurbano, que, de acuerdo a los antecedentes de la empresa, demandará una inversión US$246 millones para el desarrollo de obras de modernización. El proyecto en total, adjudicado al titular por el Ministerio de Obras Públicas (MOP), asciende a los US$550 millones, es decir el gasto que se deberá destinar a los trabajos en la conurbación llega a los US$304 millones, un 55% del monto global.
El tramo interurbano está compuesto calzadas expresas; seis pasarelas peatonales; cuatro puentes nuevos; una estructura a desnivel; ampliación de bermas a 2,5 metros; paraderos de buses; cierres de protección lateral; nuevas obras de seguridad vial; sistema de iluminación actualizada a nueva normativa lumínica; dos miradores turísticos; defensas fluviales; plazas de peaje con sistema TAG y manual y un edificio de administración, entre otras.
El objetivo de la CP, dijo la compañía, se debe al análisis que deberá realizar la autoridad ambiental, respecto a si las obras de mantención, conservación o renovación sobre las obras preexistentes, constituyen una modificación a la RCA N°38/1998. Entre las labores a desarrollar está el desdoblamiento de calzada; la rehabilitación de carpeta de la segunda calzada por el lado poniente, en función de las condiciones topográficas e hidrográficas, en ciertos sectores de curvas, y se cambiará el trazado en las zonas de variante.
“Para conseguir mayor fluidez y seguridad, se han proyectado diversos enlaces a desnivel. Puentes, debido a que en la actualidad los existentes son de una pista por sentido, resulta imprescindible la construcción de nuevas estructuras para dar continuidad a la doble calzada y reemplazo de aquellos que no cumplen estructuralmente con la normativa de diseño vigente”, sostuvo Sacyr.
Entre ellos, destaca destacan las alturas de los puentes El teniente, con 27 metros; el puente Limarí, con 33 metros, y la notable elevación del nuevo puente de Amolanas, de 96 metros.
“Adicionalmente, el proyecto considerará la construcción de pistas auxiliares de tránsito lento (para camiones), áreas de servicios generales, estaciones de emergencias, zonas de estacionamiento para camiones, áreas de descanso adicionales, teléfonos carretera en base a energía de paneles fotovoltaicos, incorporación de una defensa central continua y readecuación de los accesos a nivel de la vialidad transversal, además de las instalaciones de peajes troncales y laterales”, agregó.
Durante el 2022 transitaron más de 7,5 millones de vehículos por la Ruta 5 entre Los Vilos y La Serena, recuperando los flujos normales previo a la emergencia sanitaria y un 17% más que el 2019, último año normal después de la irrupción del Coronavirus.
Para el seremi de Obras Públicas, Javier Sandoval, la ejecución de la iniciativa está dentro de los plazos previstos, especialmente el desarrollo de la ingeniería del tramo interurbano. Fue en agosto del año pasado cuando la dirección de Concesiones del MOP sostuviera que el tramo urbano se encuentra con observaciones, “por la decisión del concesionario de realizar la presentación de alternativa de trazado al proyecto urbano (bypass Coquimbo-Serena)”. “Bypass Coquimbo-La Serena”, es la alternativa que la empresa que Sacyr evaluaría para implementar. Respecto al avance de esta idea, Sandoval complementó que su viabilidad todavía se está “dilucidando administrativamente”, pero confesó que este requerimiento surgió impulsado por diversos actores, incluso desde la cartera pública.
“Se entiende la necesidad regional de abordar este requerimiento fue impulsado por diversas voces de la región, incluido nosotros, en requerimiento de poder estudiar esta alternativa. Así que se está avanzando en torno a poder iniciar estudios del bypass”, afirmó.
Se estima que el inicio de las obras definitivas podría producirse el 2024, después de autorizada la viabilidad ambiental de la iniciativa.