Proyecto de mejoramiento de la avenida Pacífico, por US$93,6 millones, deberá someterse a evaluación ambiental

0
226

Iniciativa considera una extensión de 10 kilómetros entre La Serena y Coquimbo, y buscaba transformarse en una alternativa a la actual Ruta 5 Norte. Sin embargo, la autoridad ambiental decretó objeciones a las obras y actividades por una porción del Humedal Urbano del Río Elqui, además del atravieso que se proyectaba en el estero El Culebrón, a través de un puente de 40 metros aproximadamente.

El director del Serviu, Ángelo Montaño, presentó en agosto del 2023, una Consulta de Pertinencia (CP) al Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) por una iniciativa que buscaba mejorar la deteriorada y discontinua avenida Pacífico. Justamente, el nombre del proyecto fue “Mejoramiento de la avenida Pacífico, comunas de La Serena y Coquimbo”, que entre sus características planteaba una inversión de US$93,6 millones, un trazado de unos 10 kilómetros entre ambas comunas y que perseguía transformarse en una alternativa a la Ruta 5 Norte.
La consulta incluía obras, partes y actividades en zonas ambientalmente sensibles. Ello, pues involucraba trabajos por una porción del Humedal Urbano del Río Elqui, reconocido como tal a través de Resolución Exenta 833 del Ministerio del Medio Ambiente, con fecha de junio del año pasado. Por otra parte, adicionaba un atravieso del estero El Culebrón, a través de un puente, en una extensión de 40 metros aproximadamente, en el límite sur del denominado Humedal El Culebrón, en la comuna de Coquimbo.

De acuerdo a los antecedentes, el inicio de la vía, por el norte, en la capital regional, es a través de calle Roberto Flores, girando hacía la Francisco de Aguirre para dar comienzo a la avenida Pacífico, hasta llegar a calle Canto del Agua en el límite comunal. A partir de ahí, en la comuna de Coquimbo, el trazado continúa por avenida Los Pescadores, desde el límite comunal hasta Gerónimo Méndez, continuando (por Gerónimo Méndez) y luego por Chile-Italia hasta empalmar con calle Maipú, en la intersección con calles 18 de septiembre y Domeyko.

El perfil vial considera cuatro pistas de circulación -dos por sentido- con bandejón central y una ciclovía unidireccional. A lo largo de todo el eje, se establece un ancho de perfil de 25 metros (m), excepto en el tramo ubicado entre Canto del Agua y Peñuelas Norte, en la comuna de Coquimbo, donde se define un perfil de 23,32 m de ancho, pero manteniendo los mismos elementos, aunque comprimiendo el ancho de ciclovía, bandejón y acera al mínimo que establece la normativa vigente.

La propuesta del Serviu tenía como fundamento el pronunciamiento de la autoridad ambiental respecto a si la iniciativa debía someterse al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA). La respuesta de la directora Regional del SEA, Claudia Martínez, -a la que accedió Semanario Tiempo- fue que el proyecto está “obligado” a ingresar al SEIA:
En el documento, de unas 09 páginas, la autoridad ambiental fundamentó que según los antecedentes aportados por el proponente (Serviu Coquimbo) y el contenido del análisis de éstos, existe susceptibilidad de afectación, “disponiendo que el ingreso al SEIA se verificará si la ejecución de las obras o actividades puedan significar una alteración física o química a los componentes bióticos, a sus interacciones o a los flujos ecosistémicos de humedales que se encuentran total o parcialmente dentro del límite urbano […]”. “Se concluye que el proyecto, en su etapa 4 (El Culebrón), se encontraría en el área colocada bajo protección oficial conocido como Sitio Prioritario Red de Humedales Costeros de la comuna de Coquimbo”, agregó. Y continuó: “es posible indicar que no sólo el espejo de agua sería afectado por el proyecto, sino toda la zona aledaña que implica la construcción de la vía en ese tramo”.

Con relación al Humedal de la Desembocadura del Río Elqui, y dada las características del sector que será intervenido, y la superficie y tipo de obras, se considera que si bien el proyecto claramente no debería generar “una alteración física o química a los componentes bióticos, a sus interacciones o a los flujos ecosistémicos de humedales”, se encuentran “total o parcialmente dentro del límite urbano, y que impliquen su relleno, drenaje, secado, extracción de caudales o de áridos (…) la extracción de la cubierta vegetal de turberas o el deterioro, menoscabo, transformación o invasión de la flora y la fauna contenida dentro del humedal”.
Además, consideró que el área se encuentra altamente intervenida antrópicamente.