Fin del Consejo de Ministros y sentido común

0
185

En entrevista de televisión la directora ejecutiva del Servicio de Evaluación Ambiental Valentina Durán aseguró que se trabajará para poner fin al Consejo de Ministros como instancia política que participe en el proceso de aprobación ambiental de los proyectos públicos y privados.
Sus declaraciones causaron sorpresa, puesto que se trataría de una idea e instrucción proveniente del mismo Presidente Gabriel Boric.
Y causa extrañeza porque en el aparato público normalmente rige el llamado “sesgo de status quo”, es decir, esa predisposición a que las cosas sigan funcionando tal como habían estado funcionando siempre.
El Consejo de Ministros sin duda ha demostrado ser una instancia poco asertiva, discordante, fuente de conflictos no técnicos y en el que finalmente se ha perturbado el normal desarrollo de los procesos. Tal como dijeron los ex ministros Hernán de Solminihac e Ignacio Cruz ayer también en televisión consultados por este mismo tema, quizás el componente político de alguna forma debería formar parte de un proceso preliminar, pero no es procedente que se planteen visiones políticas al final de un proceso eminentemente técnico.
En fin, esa forma de gobernar que rompe el status quo resulta llamativa y positiva especialmente cuando se aplica el sentido común, como en este caso.
De la misma forma, también este jueves, la ministra de Obras Públicas señaló que se revisará el sistema de cobro de peajes en carreteras concesionadas, para reducir su carga, pagar por lo efectivamente recorrido y distribuir el valor de las obras más grandes a lo largo del país. Una medida que suena del todo como de sentido común.

En esa misma línea, en nuestra región, el ByPass que se estudia para la ruta 5 en la conurbación es de total sentido común. En este mismo espacio decenas de veces escribimos al respecto. Sin embargo, en lo único que falla es en la oportunidad. Se comienza a pensar cuando la licitación ya está adjudicada y cuando el contrato de obras está corriendo. Es de esperar que ahora de alguna forma las autoridades sigan socializando el estudio, para que todos entendamos esa misma lógica de sentido común que hay detrás de la determinación.

Víctor H. Villagrán
Editor Semanario Tiempo