CONADI descarta presencia de comunidades indígenas en área de influencia del proyecto minero Arqueros

0
153

El director Nacional (S) del organismo, Fernando Saenz, aclara que tampoco consta de presencia de áreas de desarrollo indígena, ni tierras inscritas por comunidades. En el trámite administrativo, agrupación “Apus de Elki” ingresó un escrito para “hacerse parte” del proceso, a fin de demostrar que los impactos y cargas ambientales de la iniciativa de cobre tienen efectos, características o circunstancias susceptibles de afectar directamente a los Diaguitas.

El Servicio de Evaluación Ambiental Coquimbo solicitó antecedentes a la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (Conadi) respecto a la existencia de comunidades indígenas en área de influencia del proyecto Arqueros.
Se trató de una diligencia extraordinaria en marco de la evaluación del Estudio de Impacto Ambiental (EIA) que tramita el servicio a la iniciativa de US$200 millones que busca producir cobre unas cinco mil toneladas de cobre al día, a través de la construcción de una mina subterránea, una planta concentradora, un depósito de relaves y obras complementarias, en dos áreas de las comunas de La Serena y Vicuña, aledañas a la localidad de Marquesa.
“De acuerdo a lo dispuesto en el artículo 15 de la Ley N° 19.300, Sobre Bases Generales del Medio Ambiente y el articulo 46 del D.S. N°40 de 2012 del Ministerio del Medio Ambiente, solicito a usted se pronuncie expresamente respecto a la existencia de comunidades indígenas presentes en el área de influencia del proyecto (…) Asimismo, se solicita informar si en la Región de Coquimbo y en particular, en la Provincia de Elqui, existen Áreas de Desarrollo Indígena (ADI) o tierras indígenas”, indicó la directora regional del servicio, Claudia Martínez.
El informe debía ser remitido a este servicio a más tardar el 8 de marzo de 2021. Y así sucedió. Un día después, según consta en el expediente de evaluación, el director Nacional (S) de Conadi, Fernando Saenz, afirmó que luego de revisar el Registro de Comunidades y Asociaciones Indígenas, a cargo del servicio, “no hay presencia de comunidades o asociaciones indígenas de acuerdo a los sectores declarados por estas organizaciones al momento de realizar su constitución”.
Esto, luego que la comunidad indígena “Apus del Elki” ingresara un escrito para “hacerse parte” del proceso administrativo a fin de demostrar oficialmente que los impactos y cargas ambientales del proyecto de Arqueros, tienen efectos, características o circunstancias susceptibles de afectar directamente a los indígenas Diaguitas.
En dicho escrito, de 35 páginas, dichas cargas dicen relación “con el manejo sustentable del suelo y el agua de los cuales dependen un número de personas dedicadas a la ganadería, a la agricultura y al turismo”.
“Por eso planteamos que se requieren estudios multidisciplinarios y que permitan recabar esta información con el fin de incluirla en el EIA, caso contrario estaríamos en presencia de una discriminación por sobre las otras comunidades afectadas y en un vicio en la evaluación ambiental”, sostienen.
A mayor abundamiento, Apus de Elki considera que no se consideró en el área de influencia, aun cuando es parte del área de influencia de los siguientes componentes: medio humano, agua, patrimonio arqueológico, patrimonio paleontológico, aire, suelo, flora y fauna, entre otros, y por definición la evaluación ambiental del componente medio humano debe analizar dichas interacciones, caso contrario se está discriminando y se configura un vicio en el procedimiento de la evaluación ambiental.
Sin perjuicio de aquello, Conadi explicó que tampoco hay presencia de áreas de desarrollo indígena, ni tierras inscritas en el Registro de Tierras que mantiene esa corporación.