Autoridad ambiental aprueba ajustes en proyecto minero El Espino

0
119

El gerente de la iniciativa, Juan Pablo Saavedra, indicó que requieren US$500 millones para materializarse, recursos que provendrán de capital propio, inversionistas extranjeros, un fondo de Estados Unidos y créditos financieros. Modificaciones apuntan a la eliminación del depósito de lastre, relocalizar el campamento para la etapa de construcción y adecuar la línea de transmisión eléctrica.

Finalmente, la directora (S) del Servicio de evaluación Ambiental (SEA) en Coquimbo, Karina Fuentes, autorizó una serie de modificaciones presentadas por la empresa Sociedad Punta del Cobre (Pucobre) para viabilizar la construcción del proyecto minero El Espino. Dichos cambios habían sido exhibidos por la compañía e informados por Semanario Tiempo, a través de una Consulta de Pertinencia, ingresada a fines de fines de noviembre del 2023.
El requerimiento del titular apuntaba a alteraciones “de consideración” sobre las obras contempladas exclusivamente en el “Sector El Espino”, ubicado en la zona de la cuesta del mismo nombre, aproximadamente a 35 kilómetros al norte de la ciudad de Illapel. En esa área se emplazarán el rajo, los depósitos de lastre y relaves, la planta de procesos, y las instalaciones auxiliares.
En ellos, la empresa perseguía que el SEA despejara la oportunidad de un eventual ingreso al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA) por la eliminación del depósito de lastre norte, la ubicación del campamento de construcción, ajustes a las líneas de transmisión “110 kV Ovalle-Illapel” y “66 kV Illapel-Ovalle” existentes, y la modificación del lugar de las instalaciones de la planta, entre otras.
El Espino consiste en la explotación un yacimiento con el objetivo de producir concentrado de cobre y oro, a cielo abierto, en la que se extraen minerales sulfurados, los que se someterán a sucesivas etapas de chancado para, posteriormente, ser procesados en una planta concentradora, donde se realizarán las operaciones de molienda y flotación.
Asimismo, incluye la utilización de agua de mar para su abastecimiento industrial y potable, la cual será captada en un punto ubicado en el sector costero de Puerto Oscuro, e impulsada a través de un acueducto de 64 kilómetros.
Juan Pablo Saavedra, gerente del proyecto minero El Espino indicó -hace unas semanas- que “los próximos pasos son asegurar los fondos, unos US$500 millones entre capital propio, inversionistas extranjeros, un fondo de Estados Unidos y los créditos financieros”. “También tenemos que gestionar algunos permisos faltantes, en particular todos los permisos de construcción, los informes favorables”, apuntó. Y agregó: “en el primer semestre del 2024 podremos avanzar en una etapa de construcción un poco más intensa. Actualmente, estamos en una etapa de pre-construcción”.
Menor superficie
Las acciones o medidas tendientes a intervenir también consideran la alteración tecnológica de la deposición de los relaves, cambios en la forma de cumplimiento del compromiso de reposición de Capilla Ravanales, la ubicación de Centro de Interpretación del Patrimonio Arqueológico, los pozos de monitoreo, entre otras. Todas, involucran la reducción de 114,8 hectáreas.
De implementarse, la vida útil de la iniciativa se estima en 20 años, de los cuales 16 años corresponderán a la etapa de operación. Durante el 2023, Pucobre además ajustó la dotación para su funcionamiento a unas 500 personas y 800 plazas como máximo. Ello, de los casi 1.200 puestos de trabajo que tenía considerados inicialmente.