Turismo, elevar el estándar

0
149

Discretamente la alcaldesa de la pequeña comuna de Río Hurtado, Carmen Juana Olivares, dio un paso importante al cruzar la cordillera para dialogar y establecer puentes con nuestros hermanos trasandinos.
Sin importar ni esperar la acción del gobierno regional, en Río Hurtado decidieron que hay una oportunidad relevante de integración y beneficio mutuo. Y una de las primeras acciones concretas que consiguió fue la asesoría de paleontólogas y geógrafas de la Universidad de San Juan para apoyar el desarrollo del centro turístico de Pichasca, conocido por su valor histórico y arqueológico, pero que todavía dista mucho en complejidad y sofisticación como para ser presentado como referente internacional. Por ello la experiencia trasandina resulta importante, ya que al otro lado de la cordillera cuentan con “paleoartistas” en su museo de Ciencias Naturales además de su Parque Natural de de Ischigualasto, de fama internacional por su exposición de restos paleontológicos.
En fin, al igual que ese paso que dio Río Hurtado, nuestra zona debe buscar estrategias para seguir profesionalizando y mejorando la oferta turística.
Por ejemplo, esta semana fue bochornoso que los turistas del crucero Seven Seas Mariner, hayan hecho el esfuerzo y demostrado el interés por bajar en nuestra zona, pero que encontraran las iglesias históricas y el museo cerrados.
Ya la pandemia está quedando atrás y el turismo está volviendo, sin embargo pareciera que no hemos sabido responder al mismo ritmo con nuestra oferta.
Si asumimos lo difícil que es tomar un barco que llegue hasta estas costas, cuando sabemos que existen múltiples destinos más atractivos, más baratos y mejor consolidados que el nuestro, simplemente no nos podemos dar el lujo de fallar.
En fin, no todo es malo. Por ejemplo lo que ha hecho el observatorio astroturístico Mamalluca es una inversión que bien vale la pena destacar. Es una apuesta que va por el camino correcto. Pero de la misma forma esperamos que todas las áreas del turismo puedan acompañar ese desarrollo.

Víctor H. Villagrán
Editor Semanario Tiempo