Ruta 5: MOP ingresa consulta para intervenir puentes emplazados en sitios con amplia diversidad biológica

0
285

Se trata de los puentes Huentelauquén, Limarí y El Almendro, cuya inversión considera unos US$11 millones en total, para las demoliciones y excavaciones necesarias para fundaciones; construcción -in situ- de pilotes; moldaje, enfierradura y hormigonado; y relleno y estabilizado. Las faenas se realizarán por más de dos años.

Mientras se despeja la decisión de construir un bypass o modernizar la Ruta 5 entre La Serena y Coquimbo, inscritas en el Tramo Urbano del proyecto “Concesión Ruta 5 Tramo Los Vilos-La Serena”, adjudicado a la empresa Sacyr, a través de la concesionaria Ruta del Elqui S.A., por US$550 millones, el Ministerio de Obras Públicas (MOP) parece resuelto en avanzar en el Tramo Interurbano, correspondiente a las faenas que se deben ejecutar desde el sector El Panul de la ciudad-puerto, hasta Los Vilos.

Ello, luego que la cartera pública despachara al Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) una Consulta de Pertinencia (CP) para intervenir y renovar los puentes Huentelauquén, Limarí y El Almendro, emplazados en sitios con amplia diversidad biológica, cuya inversión demandará US$10,8 millones en total. El propósito de la aclaración es solicitar un pronunciamiento al organismo ambiental sobre si, en base a los antecedentes proporcionados, la actividad debe someterse al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA).
Los nuevos puentes tienen objetivo de mejorar el estándar actual y los niveles de servicio de la ruta y, en general, se propone la reposición mediante la demolición controlada de la estructura actual y la construcción de una remozada en su misma ubicación, desarrollándose íntegramente dentro de la faja fiscal. La ampliación supone un incremento de la seguridad vial de los conductores, así como de los peatones, ya que segrega físicamente las calzadas del pasillo peatonal, reemplazando partes que poseen una larga data y ampliando el ancho conforme el estándar de obras concesionadas (pasillo de circulación peatonal de 1,5 metros de ancho).

Durante la construcción, que se extenderá por 28 meses, se contemplan instalaciones físicas temporales (contenedores modulares), las cuales, una vez terminada la obra, son desarmadas y retiradas. Se estima una cantidad promedio de 80 trabajadores, con un máximo de 120. Entre las dependencias estarán las estaciones de trabajo; oficina de administración; bodegas de materiales e insumos; baños químicos; contenedores para residuos, comedores, entre otros. El método constructivo se planificará de manera tal, que se realice en forma tramificada, focalizada y limitada, para mínimamente intervenir la actual operación de la Ruta 5, pues requerirá de desvíos provisorios no solo del tránsito, sino de los cauces de agua.
Las etapas de la ejecución consideran las demoliciones y excavaciones necesarias para fundaciones; construcción de pilotes -se harán in situ-; moldaje, enfierradura y hormigonado; y relleno y estabilizado.

Biodiversidad
De acuerdo a los antecedentes, la reposición del puente Almendro, se desarrollará sobre el humedal de Pachingo, que es parte de los humedales de Tongoy. El estudio realizado menciona que es un ambiente intervenido en un sector industrial, con caminos en el cauce y áreas sin vegetación ni cuerpo de agua.
En tanto, los puentes Huentelauquén y Limarí se encuentran próximos a sitios RAMSAR, pero la información que maneja el MOP es que la mayor diversidad biológica se encuentra en zonas costeras como playas, llanos, dunas y quebradas.

El humedal protegido cercano a la reposición del puente Huentelauquén es el denominado Las Salinas de Huentelauquén, que se circunscribe aguas abajo. Según el MOP, la riqueza ecosistémica principal se da a nivel costero y la reposición se realizará dentro de la faja fiscal y en la misma ubicación, por lo que no se intervendrán nuevas áreas, y se considerarán todas las precauciones para inmiscuirse lo menos posible sobre el lecho del cauce y sus alrededores.

Para el caso de la reposición del puente Limarí, el humedal protegido cercano es el denominado Humedal del río Limarí, desde Salala, hasta su desembocadura, que se circunscribe aguas debajo de la estructura existente. Al respecto, argumenta el MOP, es importante mencionar que la amplia biodiversidad biológica de este sitio se da a nivel de humedales costeros, que incluye estuarios y aguas marinas poco profundas.