Ruta 5: circunvalación La Serena-Coquimbo iniciará obras el 2025, contará con peajes, pero no cobrará a residentes

0
213

Ministra de Obras Públicas, Jessica López, indicó que la inversión considerada en el denominado “Tramo Urbano” del proyecto, que se extiende desde El Panul, en la ciudad puerto, a la salida norte de La Serena, se trasladará a la nueva orbital, esto es el 55% de los US$550 millones contemplados en el proyecto original.

La discusión en torno al bypass propuesto como alternativa a la intervención de la Ruta 5 Norte, entre Coquimbo y La Serena, iniciativa incorporada en la segunda concesión de la principal arteria del país que viene desde Los Vilos, fue como nunca antes aclarada -y socializada- entre las autoridades de la región de Coquimbo.
Ello, luego que los antecedentes del proyecto solo se conocían por informes -desfasados- del Ministerio de Obras Públicas (MOP) y reuniones agendadas, con alta convocatoria, pero no abiertas. Las críticas provenían por la poca claridad en torno al proyecto, que llevó incluso a ex secretarios Regionales Ministeriales (seremi) de OO.PP. a pedir mayores antecedentes, cuestionar los datos de su ejecución, incluso a pedir la renuncia del seremi Javier Sandoval.
Y es que tuvo que venir a la zona la ministra del ramo, Jessica López, a dar conocimiento de ésta y otras que lleva la cartera, entre recintos hospitalarios, proyectos de desalación, mejoramiento de arterias claves como la Ruta 41, y la polémica por el aplazamiento de la postergación de tranvía, incluso el proceso de licitación del electro corredor, esta última propuesta ejecutada por el Ministerio de Transportes.
En la inauguración de las obras de mejoramiento del borde costero de Tongoy, López comenzó a trazar las líneas que más bien a un bypass, aludían a una circunvalación. Sin embargo, fue en la Comisión de Obras Públicas del Senado, que sesionó de forma extraordinaria en La Serena, donde se dieron mayores luces sobre la propuesta.
La segunda concesión de la Ruta 5 viene desde Los Vilos a La Serena, pero está distribuida en dos tramos: urbano e interurbano. El contrato original incluía la intervención de los 16 kilómetros entre el sector El Panul a la Pasarela de El Líder, en La Serena, en el denominado “Tramo Urbano”. Sin embargo, durante los últimos meses tomó fuerza esta orbital, que incluye, dos trazados preliminares, incluso uno con un túnel por Cerro Grande.
Tanto el Tramo Urbano, como el Interurbano considera el inicio de obras el 2025, incluyendo además la eventual tramitación ambiental de la iniciativa.

Juan Manuel Sánchez, director General de Concesiones, indicó que la circunvalación incluirá cobros por peajes, pero no aplicará para residentes y automovilistas locales que se muevan por Coquimbo y La Serena. El pago se estimará que quienes vengan desde otras regiones, estimado para el 20% del flujo que actualmente tiene el trayecto. Entre ellos, camiones de alto tonelaje, buses, automóviles de paso, entre otros. El resto del flujo (80%) corresponde a traslados entre La Serena y Coquimbo.

“Estamos bien convencidos de que hay que hacer el bypass, desde Coquimbo a La Serena porque tenemos que pensar en lo que va a ocurrir de aquí al futuro, en cuánto ha aumentado el parque automotriz, en cientos de miles de veraneantes vienen todos los años, y cómo se van a seguir desarrollando las ciudades”, dijo Jessica López, quien justificó “la situación vial es bien saturada, por lo que nos parece que la ruta principal de nuestro país, en general, debería pasar por las afueras de las ciudades”.
“Tener la Ruta 5 al medio de la ciudad sirvió durante muchos años. Creo que en el mediano plazo debemos pensar que la ruta troncal de transportes va por este bypass y la actual Ruta 5 va a quedar más integrado a la ciudad”, indicó.

Costos
La concesión de la Ruta 5 fue adjudicada a la empresa española Sacyr, a través de la Sociedad Concesionaria Rutas de Elqui S.A. Para efectos de cumplir con el proyecto se deberán invertir unos US$550 millones, y el 55% se destinará para la zona urbana de Coquimbo y La Serena.
En ese sentido, López precisó que el propósito es trasladar las inversiones de la actual Ruta 5 a la nueva propuesta. Así, la actual faja de la Panamericana se rehará “más habitable, disfrutable y caminable”, e integrada al borde costero. “De acuerdo a los estudios que hemos realizado a la fecha, en conjunto con la concesionaria, esta es una obra que cabe dentro de la concesión, tenemos que hacer unos trámites para sancionar eso, y estaríamos en condiciones de iniciar la construcción el año 2025”, explicó.
“Lo que vamos a hacer algo distinto, sería un tramo de la Ruta 5 que hoy es una, como decimos nosotros, una cicatriz, que separa a dos zonas de las ciudades y las usaríamos para integrarla”, sentenció.