Pucobre presenta cambios “de consideración” para desarrollar proyecto minero El Espino

0
198

Las adecuaciones recaen sobre las obras contempladas exclusivamente en el “Sector El Espino”, ubicado en la zona de la cuesta del mismo nombre, aproximadamente a 35 kilómetros al norte de la ciudad de Illapel. En esa área, se emplazarán el rajo, los depósitos de lastre y relaves, la planta de procesos, y las instalaciones auxiliares.

“Adecuación de Laoyut por Reducción de Área de Afectación del Proyecto El Espino”. Ese es el nombre de la consulta ambiental que ingresó la Sociedad Punta del Cobre S.A. (Pucobre) donde introduce “cambios de consideración” para ejecutar el proyecto minero El Espino, ubicado entre las comunas de Illapel y Canela, ambas de la provincia de Choapa.
En un documento de 26 páginas, Pucobre pretende que el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) se pronuncie por las modificaciones de la iniciativa, y una eventual pertinencia de ingresar esas adecuaciones al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA). Cabe recordar que el proyecto El Espino obtuvo su Resolución de Calificación Ambiental (RCA) 6 de enero de 2016.

Los ajustes recaen sobre las obras contempladas exclusivamente en el “Sector El Espino”, ubicado en la zona de la cuesta del mismo nombre, aproximadamente a 35 kilómetros al norte de la ciudad de Illapel. En esa área se emplazarán el rajo, los depósitos de lastre y relaves, la planta de procesos, y las instalaciones auxiliares.
La eliminación del depósito de lastre norte, la ubicación del campamento de construcción, ajustes a las líneas de transmisión “110 kV Ovalle-Illapel” y “66 kV Illapel-Ovalle” existentes, y la modificación del lugar de las instalaciones de la planta, son algunas variaciones.
Las acciones o medidas tendientes a intervenir también consideran la alteración tecnológica de la deposición de los relaves, cambios en la forma de cumplimiento del compromiso de reposición de Capilla Ravanales, la ubicación de Centro de Interpretación del Patrimonio Arqueológico, los pozos de monitoreo, entre otras. Todas, involucran la reducción de 114,8 hectáreas.

El Espino consiste en la explotación un yacimiento con el objetivo de producir concentrado de cobre y oro, a cielo abierto, en la que se extraen minerales sulfurados, los que se someterán a sucesivas etapas de chancado para, posteriormente, ser procesados en una planta concentradora, en la que se realizarán las operaciones de molienda y flotación.
Como producto de esa última etapa, se obtiene, por una parte, los concentrados de cobre, con contenido de oro, que son espesados y filtrados, y por otra parte los relaves que son dispuestos finalmente en un depósito. Asimismo, incluye la utilización de agua de mar para su abastecimiento de industrial y potable, la cual será captada en un punto ubicado en el sector costero de Puerto Oscuro, e impulsada a través de un acueducto de 64 kilómetros de longitud.

Semanario Tiempo también ha informado que, en distintas ediciones, Pucobre busca apalancar recursos por unos US$400 millones, a través créditos bancarios, aumentos de capital, asociación con terceros, emisiones de deuda, la incorporación de la participación minoritaria de fondos especializados en minería y otras alternativas, o una combinación de ellas, para materializar el proyecto minero.
Incluso, el 24 de abril de 2023, el gerente General de, Pucobre, Sebastián Ríos, informó a la Comisión para el Mercado Financiero (CMF), a través de un Hecho Esencial, la celebración del Acuerdo Marco para la creación de una sociedad denominada “Fondo de Inversión El Espino (FIEE)”, formada justamente para levantar capital.
“El Acuerdo Marco para suscribir acuerdos finales que permitan desarrollar conjuntamente el proyecto minero de cobre El Espino”, dijo el alto ejecutivo en el texto dirigido a la presidenta de la CMF, Soledad Berstein. En el instrumento, se explicó que Pucobre aportará activos y fondos por el equivalente a US$290 millones y tendrá una participación de 76,32% de la propiedad. Mientras que el restante del FIEE provendrá de terceros, por un total de US$ 90 millones, quedando un paquete del 23,68%.
Según Ríos, Resource Capital Fund (RCF) es el único con participación del fondo.
De implementarse, la vida útil de la iniciativa se estima en 20 años, de los cuales 16 años corresponderán a la etapa de operación. Durante el 2023, Pucobre además ajustó la dotación para su funcionamiento a unas 500 personas y un peak de 800 plazas. Ello, de las casi 1.200 que tenía consideradas inicialmente.