Programa de “Reinserción social para mujeres privadas de libertad” de la Región de Coquimbo obtiene reconocimiento nacional

0
105

• Inmobiliaria ECOMAC de la Región de Coquimbo recibió esta distinción en presencia del Presidente de la República Gabriel Boric y de manos de la Ministra de la Mujer y la Equidad de Género, Antonia Orellana Guarello, gracias a su iniciativa que apunta a generar las condiciones de reinserción efectiva para las mujeres del Centro Penitenciario de Huchalalume.
• Recibieron este reconocimiento de la Cámara Chilena de la Construcción, el Presidente de Ecomac Daniel Mas Valdés, junto a Alejandra Esparza Jiménez, Coordinadora de Experiencia al Colaborador de Ecomac, quienes.

En Chile, el último reporte estadístico de Gendarmería señala que hay más de 3.500 mujeres privadas de libertad, es decir el 7,5% del total de personas en reclusión, de ellas el 90% son madres y 67% tiene hijos o hijas menores de edad.
Es claro que en este escenario uno de los principales desafíos que enfrenta nuestra sociedad es la reinserción social, posibilidad real que tienen quienes terminan sus procesos penales de poder insertarse al mundo laboral, no sólo para contar con un sustento económico que les dé la posibilidad de mantenerse y a sus familias, sino también en términos de realización personal, que les permite imaginar y construir, a través de un trabajo digno, la vida que quieren para su futuro. Distintas entidades internacionales, como Social Exclusion Unit, afirman que contar con empleo reduce el riesgo de reincidencia delictiva, entre 33% y 50%.
Conscientes de esta problemática, desde el año 2016, Inmobiliaria Ecomac impulsa el programa de “Reinserción social para mujeres privadas de libertad”, con el que trabajan al interior del recinto Penitenciario de Huachalalume ubicado en la Región de Coquimbo, gracias a una alianza estratégica con Gendarmería de Chile y SIGES, marcando este año un gran hito al incorporar a sus talleres a dos mujeres del centro penitenciario, apoyando así su reinserción.

Rodrigo Trucco Artigues, su Gerente General, detalla que desde el 2016 un total de 40 internos han formado parte de este proyecto, con un promedio de 7 meses de trabajo, previo a salir en libertad, sumando el presente año a internas del recinto.
“Allí desarrollaron habilidades técnicas, aprendiendo oficios como carpintería, confeccionando escaleras de madera y pre armados de cerchas, que posteriormente son llevadas e instaladas en nuestras obras”, explicó.
Mientras que Alejandra Esparza Jiménez, Coordinadora Social de Ecomac, junto con agradecer este galardón, indicó que “como empresa es un tremendo orgullo, por lo que nuestro mensaje es invitar a todas las mujeres para que sigan desarrollándose, crean en sus potencialidades y no pierdan la esperanza de que la reinserción es factible”.

Transformar positivamente sus vidas
Según explicó, Daniel Mas Valdés, Presidente de Ecomac esta iniciativa “se enmarca en uno de los cuatro pilares de la Política de Sostenibilidad de Ecomac, que se relaciona con crear valor poniendo a las personas al centro, y se enlaza, además, con el Programa de Buenas Prácticas Laborales con Equidad de Género, que el equipo de la Constructora implementa para impulsar y facilitar el propósito de la empresa de transformar vidas”.
Y con el objetivo de amplificar este positivo impacto, Ecomac motiva a otras empresas a sumarse. María Fernanda Glasser Danton, SEREMI de la Mujer y Equidad y Género de la Región de Coquimbo, destacó esta labor de capacitación realizada por la empresa, “esta es una manera que tenemos de decirle a todas las empresas en el rubro que participen de las alianzas público/privadas, como la Mesa Mujer y Construcción conformada en conjunto con la Cámara Chilena de la Construcción, donde vamos a compartir buenas prácticas que tienen que ver con la inserción de mujeres en este ámbito que es altamente masculinizado”.

Finalmente, Francisca Salinas Villalobos, Supervisora Social de Obras de Ecomac, destacó que “las internas del taller están muy contentas con la oportunidad, esperanzadas de incorporarse al mundo laboral”, sin embargo, agregó que, “siempre en los cursos de capacitación comienzan muchas participantes, pero sólo algunas terminan, por lo que es súper importante la sororidad que hay al interior de las obras y el apoyo que hay no sólo entre las mujeres, sino que también entre los compañeros. Y lo hemos visto en este programa, pues cuando alguna quería desertar o dudaba de ella, era cuando el resto de las compañeras la motivaban y salían adelante”.