Pedro Velásquez Seguel: Un caudillo con luces y sombras

0
125

El objetivo del libro sobre Pedro Velásquez Seguel (Auge y Caída del Caudillo de Coquimbo, agosto 2013) fue para reconstituir las piezas de un fenómeno político que en 20 años, de la nada, se convirtió en un actor relevante de la política regional. Un intocable. Buscamos cotejar cómo el caudillo de Coquimbo conquistó las esferas del poder. Cómo instaló a sus pies todo lo que quiso y la manera que se derrumbó el imperio que levantó tras ser condenado por fraude al fisco en enero de 2007. El auge y caída de un personaje mesiánico. Ególatra. Un encantador de masas que se encandiló con el poder. Que dio pasos en falso que lo terminaron hundiendo, pero en ningún caso lo sepultaron. De hecho, comenzamos a redactar el libro cuando estaba en el suelo. En los momentos en que nadie pronunciaba su nombre. Era un paria y su figura más se asociaba a la corrupción. Sin embargo, lo terminamos cuando dio el gran golpe en las parlamentarias de diciembre de 2009 y se transformó en diputado independiente por el octavo distrito y cerramos el último capítulo con el bochorno y escándalo que significó su abrupta marginación de la segunda vicepresidencia de la Cámara de Diputados. Una caída que develó los poderes y el clasismo de la política chilena y donde el todo vale estaba a la orden del día.
Lo que partió como una radiografía a un personaje polémico que logró revolucionar Coquimbo y que se obsesionó con obras excéntricas y faraónicas, terminó en una investigación periodística que estableció las inconsecuencias de la política y la escaza memoria cívica de la población . Pero, lo que resultó más sorprendente aún fue cotejar el doble estándar, no sólo de la clase política, sino que de la propia comunidad. Mientras en los medios y redes sociales rasgaban vestiduras y cuestionaban el uso excesivo de fondos públicos, el abuso de recursos en viajes y haber defraudado al Estado, en las urnas lo terminaron eligiendo congresista. Nadie entendía nada.
Pero, más insólito aún fue advertir cómo el mismo sector y personajes que lo llevaron a los tribunales y terminaron celebrando su derrota y anticipaban su muerte política, al final debieron mirar para el lado y rendirse a la importancia que significaba su voto independiente en el Congreso. En noviembre de 2021 fue más insólito aun cuando se transformó en el candidato a senador de la derecha, con la UDI, incluida, por la Región de Coquimbo.
No obstante Velásquez pasará a la historia como el personaje que desde la Parte Alta logró transformar a Coquimbo y fortalecer el orgullo de sus habitantes. Sus obras están a la vista. Pero, también quien en su faceta más humana y social le permitió a decenas de porteños que pudieran estudiar en la universidad y obtener un título. El mismo trabajo que pretendía, según su propia confesión, pretendía hacer desde La Moneda.

Por: Eleazar Garviso Gálvez, periodista