Obras en el aeropuerto de La Serena no incluyen cambios al diseño y comenzarían el 29 de agosto

0
667

Se trata de la tercera concesión del recinto en su historia y considera una inversión de US$59 millones que permitirá mejorar y ampliar la superficie del terminal en 9.190 m2. En su fase de construcción contempla la contratación de 250 personas.

“Consideramos que el aeropuerto necesita una mayor capacidad y mejores prestaciones. Va a tener puentes de embarque nuevos, salas de espera de mayor nivel, y por eso creemos que es tan importante iniciar lo antes posible”.
Es parte de la declaración que entregó a Semanario Tiempo el director General de Concesiones del Ministerio de Obras Públicas (MOP), Juan Manuel Sánchez, respecto al proyecto de mejoramiento del aeropuerto La Florida de La Serena, iniciativa que si mantiene su cronograma de ejecución comenzaría las obras el 29 de agosto de este año.
Se trata de la tercera concesión en la historia del recinto, alojado a seis kilómetros de la ciudad. Considera una inversión de US$59 millones que ejecutará la empresa Aeropuerto La Florida Sociedad Concesionaria S.A., integrada en un 70% por Concesiones Coquimbo SPA y un 30% por Cointer Chile S.A.
“Dentro del segundo semestre hemos dicho que vamos a comenzar las obras. Ya estamos en los preparativos finales. Seguramente van a poder ver algunas obras menores de instalación de faenas porque el proyecto lo queremos sacar rápido”, aseguró Sánchez a este medio.

Las futuras obras y estructuras consideran edificios claves en el funcionamiento del aeropuerto: subestación eléctrica aeronáutica; caseta de control de acceso a instalaciones de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC); estaciones de transmisores y de receptores; instalación de combustible terrestre; puesto de inspección de carga, y suministro e instalación de sistema fotovoltaico de generación de electricidad.
Asimismo, se ampliará el terminal de pasajeros, counters, cintas de equipaje y casetas de control de pasaportes, haciendo más expedito y eficiente el tránsito de pasajeros. El mejoramiento incluye el acceso y egreso del recinto, implementando un cruce semaforizado, lo que contribuirá a la seguridad vial de la zona y ordenamiento para el transporte público, privado y servicios asociados como rentacar. Junto a ello, incorpora la posibilidad de apertura de rutas que permitan realizar vuelos directos a nuevos destinos, sin tener que pasar por el aeropuerto de Santiago.

Estrecho margen para cambios al diseño

La nueva concesión permitirá mejorar y ampliar la superficie del terminal en 9.190 m2, pasando de 4.360 m² a 13.550 m2. En su fase de construcción contempla la contratación de 250 personas. Pese a los beneficios de la obra, el desarrollo del proyecto de ingeniería se está realizando conforme al diseño referencial licitado, lo que molestó especialmente a los consejeros regionales pues no corresponde a las características arquitectónicas de la ciudad y del Plan Serena. Incluso en junio del 2021, el cuerpo colegiado sostuvo una reunión virtual con el ministro de Obras Públicas de la época, Alfredo Moreno, donde se planteó la posibilidad de generar cambios a la fachada. También existe un acuerdo del Consejo Regional en esa línea.
Al respecto, Sánchez comentó que está en conocimiento de esas dudas. Sin embargo, indicó que hubo consultas ciudadanas y un largo proceso en la elaboración del diseño, “y, por lo tanto, hoy estamos en la disyuntiva que cualquier cambio que hagamos al proyecto, va a demorar los plazos”. “Consideramos que la infraestructura no puede esperar, porque todo lo que se hizo con anterioridad es valioso, pero siempre, siempre, va a quedar espacio para hacer alguna mejora, si es que esto no se interpone o tengamos demoras en la ejecución del proyecto”, enfatizó.