Minería, momentos y reacciones

0
186

Después de los convulsos años que hemos vivido post estallido, queda uan pregunta subyacen-te, que aunque nos ubica en un escenario hipotético, nos invita a la reflexión. ¿Qué habría pasa-do si el precio del cobre se hubiera mantenido como en los mejores años del boom del cobre?. En el fondo qué habría pasado si la economía chilena hubiera seguido en pleno empleo.
Para muchos, la reacción de la opinión pública nacional en el contexto del estallido, se debió en gran parte a que existía incertidumbre y un menor poder adquisitivo. Muchos de los que disfrutaron de los años anteriores y cambiaron su estilo de vida, ahora no eran capaces de sostenerlo.
En fin, cuando se han conocido las magras cifras por las cuales CODELCO celebró contratos a futuro y verificamos cómo Chile perdió millones de dólares en transacciones internacionales de cobre (especialmente con China) queda un sabor amargo de no estar aprovechando de la manera adecuada nuestras riquezas naturales.
Ahora el ojo está puesto sobre el litio, mineral no metálico, ha sido declarado de interés nacional, que puede ser explotado por el Estado o por sus empresas; por concesiones administrativas, y ; por contratos especiales de operación (CEOL).
Pero aparentemente esta estructura de permisos de explotación está generando que Chile no esté aprovechando el excelente momento en el precio del litio debido a su alta demanda. Pero lo preocupante es que este momento aparentemente va a pasar, puesto que en el mundo se están abriendo nuevas explotaciones y conociendo nuevas reservas, que hoy hacen que nuestro país se encuentre en el cuarto lugar como productor. Tan solo Argentina tiene más de proyectos en desarrollo. Además hay una amenaza latente con las baterías de sodio, cuyos estudios muestran que almacena tanta energía como las baterías equivalentes de litio y mantiene más de 80% de su capacidad después de mil ciclos de carga y descarga, y más baratas, entonces vuelve el fantasma del salitre una vez más.
Quizás con este mineral sea la oportunidad de que Chile despegue y pueda dar un salto para generar mayor valor agregado, ya sea con fábricas de baterías o cátodos de litio al menos.

Víctor H. Villagrán
Editor Semanario Tiempo