Minera Los Pelambres evalúa ingresar en el transcurso de este año un Estudio de Impacto Ambiental (EIA) para extender su vida útil al 2050

0
40

En cifras, la empresa es el cuarto mayor yacimiento cuprífero de Chile y uno de los más grandes del mundo, y representa el 25% del PIB de la región de Coquimbo, aportando en 2023 US$ 365,4 millones en impuestos. Contribuye al 70% de las exportaciones locales. El año pasado, generó, en promedio, empleo para más de 7.700 personas, entre trabajadores propios y de empresas colaboradoras.

La puesta en marcha de la planta desaladora de Minera Los Pelambres -su estreno contó incluso con un corte de cinta del presidente de la República, Gabirel Boric- fue todo un hito para la compañìa, pues no solo se transformó en la primera empresa del rubro de la zona central de Chile en operar con agua desalinizada, sino que consolida una decisión corporativa del Grupo Antofagasta Minerals (AMSA), como una forma de adelantarse a los efectos del cambio climático en la región de Coquimbo, los que han causado una de las más graves sequías registradas.

La iniciativa es la obra clave del proyecto de Infraestructura Complementaria (INCO) que consideró una inversión de U$ 2.200 millones, y a lo largo de sus cuatro años de construcción generó empleo para más de 21.000 personas, llegando a un peak de más de 9.000 trabajadores en abril de 2022. Su capacidad es para 400 litros por segundo (l/s).
Sin embargo, eso no es todo para Minera Los Pelambres. Esto, pues entre los planes de la principal empresa de la región de Coquimbo está la ejecución del Proyecto de Adaptación Operacional (PAO), que considera duplicar esa capacidad para desalar agua de mar, hasta lograr los 800 l/s. “Y es importante porque es el primer paso para lo que nosotros hemos llamado Pelambres Futuro, y representa agua para la minería en una región que tiene escasez de agua y esto significa que Pelambres puede vivir en el futuro”, indicó para Semanario Tiempo el presidente Ejecutivo de Antofagasta Minerals, Iván Arriagada.
De hecho, al alcanzar los 800 litros por segundo, el 90% del agua que utiliza Minera Los Pelambres en sus procesos productivos será agua de mar o recirculada.
Según Arriagada, en carpeta está ampliar las operaciones de Minera Los Pelambres en el valle del Choapa. Ello, a través de una iniciativa que considera la extensión de la vida últil hasta el 2050. El alto ejecutivo confesó a este medio que durante este año se presentará el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) para obtener los permisos ambientales correspondientes .
“Estamos trabajando con un proyecto que permita la Extensión de la Vida Útil (EVU) de Minera Pelambres, cuyos permisos terminan el 2035, aproximadamente. Entonces, vemos que es posible continuar haciendo minería y que Pelambres extienda su vida últil hasta el 2050, y en eso estamos trabajando para obtener los permisos correspondientes. Estamos trabajando en el Estudio de Impacto Ambiental, y esperamos poder ingresar ese estudio en el transcurso de este año”, detalló Arriagada.

El impacto en la región del yacimiento más productivo de AMSA
Minera Los Pelambres (MLP) es el cuarto mayor yacimiento cuprífero de Chile y uno de los más grandes del mundo. Aspira a ser una compañía minera referente en seguridad, relaciones laborales, relaciones con la comunidad, productividad y gestión ambiental. MLP representa el 25% del PIB regional; en 2023 aportó US$ 365,4 millones en impuestos; y contribuyó aproximadamente a un 70% de las exportaciones regionales. El año pasado, generó -en promedio- empleo para más de 7.700 personas (entre trabajadores propios y de empresas colaboradoras).

De sus trabajadores propios el 52% reside en la región de Coquimbo, número que asciende al 63% en sus trabajadores contratistas. Actualmente, cuenta con un 25,3% de dotación femenina, muy por sobre el promedio de la industria.
Asimismo, el 100% de la energía que utiliza la compañía proviene de fuentes renovables, recircula entre el 83 y 85% del agua que utiliza en su proceso productivo. Además, hoy en Minera Los Pelambres por cada hectárea operacional, se protegen otras 7 hectáreas en distintos puntos de la provincia de Choapa, lo que se traduce en: 27.440 hectáreas de áreas protegidas; cuatro santuarios de la naturaleza; y un sitio Ramsar.