Intendente. ¿Sólo jugar los descuentos?

0
79

Los gobiernos de por sí son períodos cortos. Para este gobierno, además, ha sido extremadamente poco el tiempo que han tenido para desplegar su propio programa de gobierno. No hubo mucho margen de acción debido a lo difícil de las negociaciones en el Congreso Nacional, a la crisis internacional, al estallido social y ahora con la pandemia mundial. Casi todo ha sido urgencia.
Bajo ese prisma, pareciera que el nuevo intendente no tendría mucho más que hacer que dejar que el barco siga su rumbo natural, empujado por la corriente, ya que en los próximos meses y probablemente el próximo año, además, la discusión pública va a estar consumida por los procesos electorales de todo tipo, incluyendo la elección de gobernadores regionales.
Hoy, el discurso de líderes gremiales y políticos coinciden en que lo primordial es la reactivación económica como prioridad uno, dos y tres, pero al fin de cuentas eso sucederá igual, ya que todos los servicios públicos, los gremios y empresas privadas buscan y trabajan en lo mismo. Pero la pregunta es si eso lo único que se puede lograr en la región de Coquimbo en un año y medio.
Es evidente que esa prioridad es ineludible, pero también es cierto que sí se puede avanzar mucho más allá.
Nuestra región tiene grandes tareas pendientes como, por ejemplo, la habilitación definitiva de un relleno sanitario, que es casi tan urgente como la pandemia. Además, es indispensable avanzar en la renovación de la Estrategia Regional de Desarrollo, que se encuentra formalmente caduca desde el año pasado, aunque en la práctica hace varios años que no cumple ninguna función. Probablemente la nueva construcción de ese documento deba será tarea del nuevo gobernador regional electo, pero perfectamente el proceso inicial puede comenzar pronto, más aun si es tan probable que se desarrolle un proceso constituyente en forma paralela.
En fin, nuestra región debe profundizar en áreas como el lograr mayor valor agregado para los productos de agroindustria y los productos pesqueros. Lo mismo para la capacitación de mano de obra en preparación para el nuevo ciclo minero del cobre. Es posible también aprovechar la inercia y la urgencia de la pandemia para capitalizar de manera sistemática y profunda la digitalización del sector turístico.
Nadie pretende pautear al nuevo intendente, simplemente dejar sobre la mesa la idea de que hay desafíos importantes y un tiempo valioso, que se debe aprovechar al máximo, por el bien de la región.

Victor H. Villagrán
Editor Semanario Tiempo