Gremio constructor insta a priorizar la construcción de la planta desaladora para el desarrollo de la región de Coquimbo

0
34

De acuerdo al presidente de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), Juan Armando Vicuña, la iniciativa ayudará a “asegurar el suministro de agua potable como para habilitar terrenos donde (se pueda) levantar nuevas viviendas”. Presidente Gabriel Boric indicó que “nos propusimos una meta o, más bien, estaba la convicción que era necesario construir una desaladora”.

Infraestructura hídrica, eléctrica, sanitaria, urbana e interurbana, y de conectividad nacional e internacional. Ese es parte de las 21 iniciativas que la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) dio prioridad en el inicio de la Semana de la Construcción e instó al Gobierno a materializarlas en el corto plazo.
Del listado, el proyecto para habilitar una planta desaladora en la región de Coquimbo fue considerada clave para el gremio, que permitirá incidir no solo en la grave sequía que afecta a la zona, sino también en su desarrollo.
El proyecto incluye la obtención de agua de mar por medio de una captación abierta en profundidad y su envío a la planta desalinizadora para su desalación, la producción de agua apta para consumo humano en la planta desalinizadora, el almacenamiento de la misma en un estanque de agua producto y la distribución del agua por medio de una impulsión y estación elevadora, al estanque proyectado de agua producto de 8.000 m3.

El presidente de la CChC, Juan Armando Vicuña, explicó que con esto se espera “superar la histórica sequía que afecta a nuestro país (…) tanto para asegurar el suministro de agua potable como para habilitar terrenos donde levantar nuevas viviendas, que puedan resolver en parte su déficit habitacional”.

Por su parte, el Presidente Gabriel Boric, en su saludo a los asistentes del Encuentro Anual de la Construcción, hizo referencia en dos ocasiones a la urgencia hídrica de la región de Coquimbo y en respuesta a la construcción de una planta desaladora señaló “nos propusimos una meta o más bien, estaba la convicción de que era necesario construir una desaladora y cuando pregunté por primera vez, me dijeron que podría estar el 2031 y dije ¡no esto es inaceptable, cómo no vamos a ser capaces de construirla antes! y fuimos bajando los plazos y ya vamos en el 2028, porque son proyectos grandes, difíciles”.
Y en referencia a este proceso, el mandatario agregó “acá hubo un trabajo coordinado de parte del MOP para elaborar un proyecto de ley que permita al Ministerio desarrollar y gestionar infraestructura hídrica multipropósito y luego de una veloz tramitación en el Congreso, logramos aprobar ese proyecto, además en la región de Coquimbo estamos abordando otras iniciativas para asegurar el acceso al agua y los habitantes de la zona saben, lo hemos conversado con el Delegado Presidencial Galo Luna y con diferentes parlamentarios de la zona, que esta región es la más golpeada por la sequía, no la única por cierto, pero estamos trabajando intensamente en ello”.

Detalles del proyecto
Semanario Tiempo dio cuenta que el costo de la nueva planta desaladora llegaría a los US$286 millones, aunque podría elevarse a los US$300 millones. Su licitación se daría el cuarto trimestre de este año, aunque la adjudicación será a fines del 2025. Su uso es para el consumo humano de las ciudades de La Serena y Coquimbo, aunque con potencial expansión hacia Ovalle, así como también para otras actividades económicas.
En concreto, la operación del complejo beneficiará a 460 mil personas de Coquimbo y La Serena. Y entre sus características está habilitar un estanque de distribución de agua potable de 8.000 m3, preliminarmente ubicado a cerca de 21 km de la planta, proyectada en el sector El Panul de Coquimbo.