Gobierno Regional financiará estudios de prefactibilidad para un centro de gestión de residuos inorgánicos en sector Las Cardas

0
51

Consejeras y consejeros regionales aprobaron una inversión superior a los $72 millones de pesos, con el fin de realizar el análisis técnico necesario para despejar dudas respecto de la instalación.

“El tiempo que nos hemos tomado para analizar esta iniciativa ha sido de provecho, puesto que nos ha dado tiempo para conversar con todos los actores atingentes en el tema, lo cual ha enriquecido aún más nuestro conocimiento y nos ha puesto a todos los actores, incluido el ejecutivo, en buscar la mejor solución al tema por medio de lo que hemos llamado “Centro integral de tratamiento de residuos sólidos domiciliarios”. No obstante esto, tenemos dudas propias del análisis que hemos desarrollado, sin embargo, sabemos que estas se clarificarán con el estudio de prefactibilidad que nos presentan”.
Luego de estas palabras del presidente saliente de la comisión de medio ambiente del CORE, Pedro Valencia, se tomó el acuerdo, con una abstención, para aprobar los más de $72 millones de pesos para los estudios de prefactibilidad de un Centro de Gestión de Residuos Inorgánicos para la provincia de Elqui, que se instalaría en el sector de Las Cardas.
El consejero Valencia detalló que “durante dos años no logramos sentarnos a conversar con el ejecutivo del Gobierno Regional para enfrentar este tema tan urgente para nuestra región, sin embargo, la presentación de esta iniciativa por parte del mismo nos permite, finalmente, trabajar en conjunto y avanzar”.
La iniciativa que financia estos estudios busca contar con los insumos necesarios para el diseño y construcción de un recinto de este tipo en la provincia de Elqui, el cual se requiere que sea modular y escalable.

Entre los productos esperados están la identificación de alternativas de solución o combinaciones factibles, considerando la separación en origen e infraestructuras a distintas escalas; elaboración modelos de gestión de residuos sólidos domiciliarios; el análisis de localización y tamaños, de terrenos e infraestructura, en relación con centros de acopio y los volúmenes a reciclar; el desarrollo de perfil de proyecto; y un anteproyecto de arquitectura a nivel de prefactibilidad.
“Teniendo dudas, aprobamos esta iniciativa, porque podemos despejar a través de este estudio. Queremos entender, también, que este es el primer paso para lograr tener un centro integral de tratamiento de residuos, por lo que esta planta de reciclaje debería ser una parte de este centro integral de tratamiento de residuos. Queda mucho por hacer, nosotros tenemos un plan de trabajo, y reuniones por sostener con Subdere, Medio Ambiente y Bienes Nacionales para avanzar en esta problemática tan grave que tenemos como región”, agregó Valencia.
En lo concreto, Valencia agrega que la región requiere de centro de tratamiento integral de residuos, no tan solo de rellenos sanitarios, donde pueda llegar el reciclaje. “Contar con una planta de compostaje para residuos orgánicos, que cuente con lugar para residuos inertes, que pueda generar energía eléctrica a través de los gases emanados por la basura y recuperación de líquidos percolados”, agregó.
La alternativa propuesta, consiste en la construcción de un centro de gestión de residuos para las fracciones de papel y cartón, plástico, vidrio y metal. (y eventualmente se podrá incorporar el textil). La que beneficiará, en primera instancia, directamente a 21.295 personas que serán usuarias del sistema de gestión de residuos.

ANTECEDENTES PREVIOS AL ESTUDIO

Inicialmente, la capacidad de la instalación, sería para procesar cerca de 16 toneladas de residuos al día, para lo que se deberá disponer de un terreno de 4.000 m2,.
El proyecto contará con áreas de seguridad, administración, operaciones y exteriores, además de maquinarias, equipos y vehículos.
Además, se considera un proceso de educación y vínculo con la comunidad y actores relevantes del proceso, desde los recicladores de base hasta empresas valorizadoras, compradoras de insumos, de nuevas materias primas y/o generadoras de productos a partir del reciclaje.
Un modelo que partiría con recolección diferenciada, complementado con puntos limpios y verdes, e incorporando los recicladores de base. Residuos que serán transportados al centro para su acopio, revisión, selección, y pretratamiento, dando paso al reciclaje in situ y/o incentivar el reciclaje por parte de terceros.