Dirigentes reclaman más inversión: Trabajadores de la salud regional exigen nuevas ambulancias

0
78

Dirigentes regionales de Fenats y Confusam calculan que se necesitan al menos 30 nuevas máquinas. Actualmente hay 57 vehículos de emergencia para toda la región , más otras 15 en atención primaria.

Dado el grave nivel de contagios por los que atraviesa la región, por COVID19, las ambulancias se han transformado en un vehículo esencial para ir en búsqueda de los pacientes. Al momento, no existe disponibilidad de ambulancias y las que hay están en malas condiciones.
Neumáticos lisos, cajas de cambio en mal estado (riesgo de accidentes), asientos rotos, sin implementación de oxígenoo una camilla precaria es lo que observan los dirigentes de la salud.
Por ello, la primera línea de la salud compuesta por la Fenats y la Confusam dieron una voz de alerta con urgencia, porque se necesitan en la región al menos 30 ambulancias equipadas para atender la gran demanda de pacientes graves.
Así lo sostuvo la presidenta regional de la Fenats, Karina Espinoza. “En estos momentos tenemos cerca de 57 ambulancias a nivel regional, en cuanto a los hospitales, incluyendo a Samu y en la atención primaria tenemos unas 15 ambulancias. El flujo es enorme el que tenemos, todo el día, además de otras enfermedades y accidentes. Necesitamos con urgencia, 30 más. Hay mucha pena en los trabajadores de la salud, no hay consideración de la propia comunidad, hay mucha movilidad. Esto lo venimos exigiendo desde marzo del año pasado, solicitamos la renuncia del intendente, lo volvemos a solicitar porque le quedó grande el poncho”.
Hay una apertura de camas nueva para la próxima semana, pero los trabajadores de la salud, no saben de qué forma se implementarán. “Además no tenemos personal. Para abrir una cama UTI, UCI, necesitamos personal especializado y no hay. Necesitamos más Médicos, enfermeros, todo un equipo. Hay un llamado del Gobierno, incluso para estudiantes de último año de medicina, enfermería, pero, es la responsabilidad. La experiencia que se requiere”, precisó Espinoza.

Carlos Fuster de AFUSAM detalló que “una ambulancia debiera durar al menos unos 5 años y renovarse en forma gradual, por un tema de seguridad, tanto para el personal como para los pacientes, más aún ahora que casi todos son por COVID”.