Crece la preocupación del rubro turístico de Coquimbo en plena cuarentena

0
138

Gran parte de las empresas socios de la Corporación de Turismo se encuentran cerradas, mientras que el área gastronómica sigue funcionando a través del delivery, acción que de igual manera no genera suficientes ingresos para mantener sus negocios.

El jueves 11 de marzo la comuna de Coquimbo inició el proceso de cuarentena total. A casi un mes del encierro total, la preocupación de los empresarios del turismo comienza a acrecentarse con el paso de los días. Hotelería, centros de eventos, campings, agencias de turismo y en algunos casos restaurantes, han bajado sus cortinas temporalmente, pese a que la temporada estival finalizó hace un par de jornadas.

María Zambra, presidenta de la Cámara de Comercio y Turismo de Guanaqueros señala que “el verano finalizó hace poco, pero esos ingresos sirvieron para pagar las deudas que se acumularon en la primera cuarentena, y no sirvieron para mantenerse durante el año. La situación actual es preocupante y se genera una cadena, ya que, al tener gran parte de las empresas turísticas cerradas, los pequeños productores que entregaban insumos a los locales no tienen a quien venderle. Muchos invirtieron durante el verano, y actualmente están evaluando la posibilidad de cerrar definitivamente”.
Zambra indica que “esperamos que el gobierno nos pueda ayudar con algunos subsidios de arriendo de lugares por ejemplo para no perder los locales, o la suspensión de ciertos pagos, para bajar esos costos como luz y agua en los locales que están cerrados. Hoy quizás se necesita entregar herramientas de trabajo a las personas para que puedan variar sus rubros, generar nuevos emprendimientos. La situación es preocupante porque los pueblos chicos como Guanaqueros, Totoralillo, Tongoy y Puerto Aldea estamos complicados”.

Raúl Sanders, Presidente de la Cámara de Comercio y Turismo de Tongoy, sostuvo que las gestiones que se realizaron constantemente con el intendente, SERNATUR, y distintas autoridades del gobierno regional “permitieron que pudiésemos seguir trabajando. Tongoy prácticamente no tuvo infectados por COVID durante el verano, y creo que se debió a la implementación de los protocolos sanitarios implantados, y además de una severa fiscalización de la seremía de salud, las cuales agradecemos dado a que se cumplieron todos los protocolos y trabajamos de una forma correcta y responsable en los servicios turísticos de Tongoy.

La Corporación de Turismo Coquimbo, además de trabajo de promoción de servicios delivery, asesoría directa a empresas en aplicación de protocolos sanitarios, potenciamiento de capacidades digitales y entrega de insumos sanitarios a socios, entre otras acciones, está trabajando actualmente con los socios en las postulaciones al proyecto PAR Impulsa Turismo, programa dirigido a pymes con, al menos, un año de antigüedad que tengan iniciación de actividades en primera categoría y ventas anuales de entre 0 a 100.000 UF, todo con el fin de apoyarlos, orientarles y darles la opción de generar ingresos.

Antonieta Neira, gerente de la Corporación de Turismo, mira con preocupación el actual momento del rubro “ya que varios de nuestros empresarios se encuentran cerrados, sin generar recursos para apoyar a sus familias y a sus trabajadores. Solamente 17 de nuestros socios se encuentran trabajando de forma remota a través del delivery. La encuesta que realizamos hace poco señaló que un 57 % de los empresarios quiere mejorar sus servicios, mejorar y digitalizar su oferta, potenciar sus sitios web y protocolos, con la esperanza de que esto afloje para seguir trabajando en el rubro, mientras que otros manifestaron que desean recibir herramientas de trabajo para iniciar otra fuente laboral u otra pyme para enfrentar esta crisis, inédita en el turismo”.