Concesionario del aeropuerto La Florida estima recuperación del tráfico aéreo “para un año y medio más”

0
106

Actualmente, el aeródromo tiene un flujo de 34 operaciones, eso quiere decir 17 vuelos diarios. Obras de nueva concesión, por US$55 millones, están programadas para el 2024, y requerirán de unas 250 personas. Se estima que en 2026 podría estar funcionando.

El cronograma dice que el inicio de las obras consideradas en la tercera licitación del aeródromo La Florida de La Serena está programado para el 2024. Ello, pensado en un requisito establecido en el contrato de concesión que considera ese año como el clave para la recuperación del tráfico aéreo, gravemente golpeado por la emergencia sanitaria del coronavirus.
Sin embargo, para el nuevo concesionario de la principal terminal aérea de la región, las estadísticas y cifras podrían indicar que retomar los niveles prepandemia podrían incluso adelantarse al 2022.
Nelson Acosta, gerente de Operaciones del “Consorcio Aeropuerto IV Región”, integrada por las empresas Cointer Chile S.A (30%) y Concesiones Coquimbo SpA (70%), sostiene el flujo de pasajeros es bastante alto. “Para empezar la etapa de construcción tenemos que alcanzar 540 mil personas embarcadas en el año y las proyecciones iniciales daban que en tres o cuatro años más se iban a alcanzar. Pero con los resultados y las estadísticas actuales, están para un año o un año y medio más”, cuenta.
El proyecto considera una inversión de US$55 millones y se prevé que las obras puedan estar listas el 2026. La concesión tiene un plazo de operación máximo de 260 meses (21 años y 8 meses) que permitirá mejorar y ampliar la superficie en 9.190 m2, pasando de 4.360 m² a 13.550 m², más de tres veces que el tamaño actual. Se requerirán 250 trabajadores para las faenas.
“Este aeropuerto tiene un flujo operacional alto y hoy tenemos 34 operaciones, eso quiere decir 17 vuelos diarios, incluso hay días que son más altos. Y si este aeropuerto crece tres veces más, obviamente está la oportunidad para crecer”, comenta.

El nuevo consorcio posee otros dos aeropuertos más a lo largo del país, en Punta Arenas y Balmaceda, y compara que la recuperación del flujo en el terminal de la capital regional ha sido rápida: “en Punta Arenas, que tiene una infraestructura más grande que acá, recibe un 60% de las personas que hoy se transportan por La Serena. Por eso pensábamos que el gatillo para construir se iba a dar en tres o cuatro años más, pero nos encontramos con esa sorpresa”, advierte.
En el itinerario existen tres aerolíneas comerciales usando el aeródromo La Florida, y en el último tiempo agregó la compañía DAP, aunque con menor presencia.
“Nosotros estábamos en Arica hasta el 2019, y ahora con un nuevo inversionista, es un grupo español con un grupo norteamericano, estamos viendo las licitaciones en todos los aeropuertos en del país. Hoy tenemos tres, y ahora viene Calama y Temuco, que es lo más probable que también se participe”, destaca.

Obras mayores
El mejoramiento del aeródromo considera dos nuevos puentes de embarque (en la actualidad no existen), tres cintas de retiro de equipaje, cuatro máquinas de Revisión (AVSEC) y 16 counters para las aerolíneas. A lo anterior se suman 175 nuevos estacionamientos públicos (pasando de 231 a 406); estacionamientos para taxis, buses, minibuses, custodia, rent a car, servicios públicos, sociedad concesionaria, carga y DGAC; nuevas vías de acceso al aeropuerto, incluyendo cruce semaforizado, paraderos de buses y sus refugios; reemplazo de la señalética existente y desarrollo de zonas de paisajismo y áreas verdes.
Consideran también edificios claves en el funcionamiento del aeropuerto: Subestación Eléctrica Aeronáutica; Caseta de Control de Acceso a instalaciones DGAC; Estaciones de Transmisores; Estaciones de Receptores; Instalación de combustible terrestre; Puesto de Inspección de carga y Puesto de Control de Acceso a sector carga, y suministro e instalación de sistema fotovoltaico de generación de electricidad.