A inicios de septiembre, Comité de Ministros responderá ante el Tribunal Ambiental sobre su rechazo al proyecto Dominga

0
155

Luego de la reclamación interpuesta por Andes Iron, titular de la iniciativa de hierro, se abrió un proceso judicial contra el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA), cuya directora, Valentina Durán, actúa secretaria Ejecutiva de la instancia ministerial.

Durante la primera semana de septiembre, el Comité de Ministros enviará al Primer Tribunal Ambiental de Antofagasta (1TA) los antecedentes del rechazo -unánime- al proyecto minero-portuario Dominga.
Ello, luego que la instancia ministerial recibiera un oficio de la presidenta de esa corte, Sandra Álvarez, en marco del proceso judicial que se abrió tras de la reclamación de Andes Iron, titulares de la iniciativa de hierro. El requerimiento va dirigido a Valentina Durán, directora del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA), quién actúa además como secretaria Ejecutiva del Comité de Ministros.
Andes Iron pidió que se deje sin efecto la resolución del Comité de Ministros al considerar que es plenamente compatible con el ordenamiento territorial y con la protección del ecosistema del territorio donde pretende localizarse.
Argumentó que se han tenido a la vista consideraciones de índole “políticas” y no “técnicas”, y aseguró que Dominga “ha superado el test técnico ambiental una y otra vez”.
“Dominga ha sido un proyecto que, como pocos, ha superado repetidamente las exigencias más elevadas en materia ambiental, tanto en sede administrativa como judicial; posicionándolo como uno de los proyectos con escrutinio más intenso en la historia del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA)”, mencionó en la reclamación.
El proyecto minero-portuario Dominga, cuya inversión es de US$2.500 millones, se localiza en la comuna de La Higuera. Su objetivo es la producción y comercialización de concentrado de hierro como producto principal y de concentrado de cobre, este último como subproducto.
Considera la producción de 12 millones de toneladas anuales de concentrado de hierro y 150 mil toneladas anuales de concentrado de cobre, como resultado de la explotación de dos rajos. El concentrado de hierro será enviado a través de un concentraducto subterráneo al terminal de embarque en el sector de Totoralillo Norte, distante a unos 30 kilómetros de la Reserva Nacional del Pingüino de Humboldt.