Turismo motor económico

0
109

Gran alegría produce ver nuevamente el flujo de turistas relajados por las calles de La Serena , la Avenida del Mar , Coquimbo, Vicuña y los diferentes puntos habilitados en fiestas patrias.
Se estima ingreso de cerca de 50 mil vehículos durante estos días y evidentemente un gran número de turistas se han quedado en la zona para aprovechar toda la semana en que gran parte de los colegios tomaron un receso.
En la pampilla de San Isidro de registraron hasta 85 mil personas por día, lo cual hace recordar los mejores años prepandemia.
Ahora, con el anuncio del término de las restricciones sanitarias, se retomar con fuerza el negocio gastronómico pero muy especialmente el turismo de convenciones, los espectáculos y las fiestas masivas, ya sean las de fin de año, matrimonios, celebraciones de colegios, graduaciones y todas esas actividades que rutinariamente se realizaban antes del 2019.
Sin duda es una gran luz de esperanza para un gremio que se vio dramáticamente dañado durante estos últimos tres años. En el camino varios quebraron, otros cerraron sus locales, pero lo que sí sabemos es que si se abre el paso internacional los primeros días de diciembre, sin lugar a dudas tendremos un gran flujo de argentinos en esta temporada. Es fácil pronosticar que así será.
Por ello, es indispensable volver a reactivar los planes y programas para organizar a los servicios turísticos, retomar con fuerza las capacitaciones, los apoyos económicos para implementar de mejor manera la digitalización, la preparación y habilitación de espacios.
Es ahora (cuando nuestra región tiene una ejecución presupuestaria demasiado baja) que hay espacio para brindar apoyo y para preparar nuestra zona para una temporada alta que debe retomar un ritmo que perdió en estos años.
Estos meses servirán para prepararse, pero también para promover el turismo interno, ya que el escenario económico puede jugar una mala pasada y aguar las expectativas.
En este sentido, resulta interesante la iniciativa de municipios locales que convocan a vecinos para realizar viajes al interior de nuestra propia región. Ya sean grupos de adultos mayores o paseos de estudiantes. Es ahora cuando podemos organizarnos para potenciarnos internamente. Esa coordinación no requiere de gran esfuerzo y sí de un liderazgo que motive a aprovechar las oportunidades que se nos volverán a presentar en el turismo.
Aparentemente comenzaremos una nueva etapa, en la que el turismo podrá retomar su rol de motor económico en la región de Coquimbo, y debemos estar preparados para ello.

Victor H. Villagrán
Editor Semanario Tiempo