Triste Record: Región de Coquimbo lidera robo de cables eléctricos en Chile

0
159

En los últimos 12 meses, se han perpetrado 62 hechos asociados a este ilícito, lo que ha significado más de 470 horas sin energía para miles de clientes.

Según datos de CGE, compañía de distribución eléctrica que atiende a más de 3 millones de clientes entre las regiones de Arica y Parinacota y La Araucanía, entre septiembre de 2021 y octubre de 2022, se han registrado 548 eventos de robo de cables en su zona de concesión, en instalaciones de Media y Baja Tensión.
Como resultado de esto, las bandas delictuales se han apropiado ilegalmente de más de 37 toneladas de cable de cobre, con un valor estimado en más de 330 millones de pesos. Asimismo, el gasto en que ha debido incurrir la compañía para normalizar los servicios eléctricos y la infraestructura dañada en estas acciones, sobrepasa los 2.300 millones de pesos en el mismo periodo.
Matías Hepp, director de Operaciones de CGE, señala que en el último año estas bandas delictuales han sustraído más de 151.800 metros de cable de cobre (151,8 kilómetros). Esto es casi el triple de los 53,3 kilómetros de cable robados entre enero y diciembre de 2021.

REALIDAD REGIONAL
Si bien éste es un delito que está extendido por todo el territorio donde opera CGE, la zona que registra el mayor número de incidentes -medido por la cantidad de metros de cable robado- es la Región de Coquimbo. Esto, debido a que sólo en el último año (octubre de 2021 y noviembre de 2022) se han sustraído 58.320 metros en 62 eventos contabilizados. Esto significó que la compañía tuvo que desembolsar casi 450 millones de pesos para normalizar la infraestructura dañada, la que no sólo implica reponer las líneas cortadas por los delincuentes, sino que también instalar aquellos postes que fueron destruidos y sustituir los dispositivos dañados.
Pero no sólo los clientes de CGE han sido afectados. En 2022, cuatro personas han fallecido intentando realizar estos delitos en las comunas donde presta servicio CGE, demostrando el peligro de intervenir las redes eléctricas y el accionar de las mafias que están tras este ilícito, los cuales presionan a personas vulnerables para concretar estos delitos.