Su inversión ya superó los $28 mil millones: Aclaraciones de estados de pago y deudas mantienen al edificio consistorial de Coquimbo sin avance

0
246

Se estima que se conforme un acuerdo entre el municipio, el Gobierno Regional y la empresa Sacyr para revisar las partidas conforme a los contratos y las obras. En 2014 iniciaron los trabajos de construcción del inmueble que albergará unos mil funcionarios municipales.

“En la medida que haya caja”. Así de clara es la presidenta del Consejo Regional de Coquimbo, Adriana Peñafiel, al ser consultada por Semanario Tiempo sobre la asignación de $5 mil millones que aseguró el organismo para concluir las obras del edificio consistorial de Coquimbo.
Se trata de un inmueble emblemático por las características de su construcción -15 pisos, cinco escaleras con acceso a discapacitados, escalera presurizada, entre otras- que involucra un total de 16.869 m2. Pero también lo es por su alto costo que ya supera los $28 mil millones y la larga data que lleva para levantarlo, pues su edificación partió en 2014, con la empresa española Sacyr a cargo.
Se estima que unos mil funcionarios municipales trabajarán en el inmueble, uno de los más costosos de Chile
Según Peñafiel está proyectado para este año revisar la disponibilidad de los recursos, a medida que ingresen los montos. Dicha consideración obedecerá además al resto de iniciativas aprobadas y aquellas consideradas “de arrastre” que requieren del Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR) para su ejecución.
La consejera agrega que otro aspecto a considerar, ya que la construcción también avanzará dependiendo de los estados de pago que muestre la empresa, conforme a los contratos de las obras y a una deuda que mantiene el municipio de Coquimbo con el Gobierno Regional de Coquimbo, que llegaría a los $3.000 millones.
“Hay un saldo que el municipio adeuda al Gobierno Regional, porque cuando se hizo hace años atrás este convenio, se debían alrededor de $3.000 millones que la municipalidad se había comprometido a cancelar y eso no ha ocurrido”, recalca Peñafiel.
La mora del municipio, añade, también involucraría un monto hacia la empresa.
Patricio Reyes, administrador municipal de Coquimbo, sostiene que en el transcurso del año debería determinarse los estados de pago, en un acuerdo que deben alcanzar no solo el municipio, sino también el Gobierno Regional y Sacyr.
“Una vez que se entreguen todos los estados de avance, que creo que están en eso, porque se tienen que revisar si se está de acuerdo con una partido o algún gasto. Ellos (Consejo Regional) deberían terminar de pagar los $4.500 millones que están comprometidos. Dentro del año debería darse”, concluye Reyes.

Deudas
Luego del terremoto y tsunami en septiembre del 2015 que afectó a la región de Coquimbo, cuyo tren de olas afectó especialmente a la zona del puerto, la construcción no solo sufrió daños, sino que se debió adaptar a la norma sísmica. Ahí hubo una detención de los trabajos por cuatro meses, pero también se pidieron $3 mil millones adicionales al presupuesto que ya alcanzaba los $18 mil millones.
Un año después, nuevamente los trabajos sufrieron atrasos, puesto que la firma española determinó paralizar las obras por deudas impagas desde el municipio. A raíz de aquello, el Consejo Regional aprobó un nuevo suplemento por $5 mil millones.