Regantes de Elqui viajaron a México para verificar eficacia de la “Siembra de nubes”

0
61

Iniciativa es una operación aérea que funciona en torno una estimulación a base de moléculas de yoduro de plata, que, al inducir una reacción desencadenante, provoca la precipitación de ciertas nubes, tratadas en diferente grado de madurez.

El nivel de agua embalsada en la provincia de Elqui es apenas del 5% y la panorámica de los embalses Puclaro y La Laguna es desoladora. Por ello, los administradores de ambos tranques la Junta de Vigilancia del Río Elqui (JVRE) están evaluando alternativa para recargar las represas, y visualizan en la “Siembra de Nubes” como la solución a corto plazo para cumplir con ese objetivo.
Es por eso, se conformó una comitiva con el Centro de Estudios Avanzados en Zonas Áridas (CEAZA), y viajaron a México para visitar a la empresa Startup Renaissance, firma que creó la solución RainMate, es decir un desarrollo a base de yoduro de plata que promete incrementar la lluvia con nubes artificiales. Ello, en una operación aérea que induce una reacción desencadenante, provocando precipitaciones de ciertas nubes tratadas.

El presidente de la JVRE, Gabriel Varela, aseguró que este desarrollo “ha sido implementado con éxito en más de 10 Estados mexicanos, todos alcanzando resultados positivos en un lapso de tres años, desde 2021 hasta 2023”. Agregó que “tuvimos la oportunidad de entrevistar a diversos actores claves, incluyendo representantes del gobierno mexicano, el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP), así como productores agrícolas y académicos de la Universidad de Aguascalientes. Todos ellos coincidieron en la importancia de seguir adelante con este proyecto, destacando sus buenos resultados”.

Tomás Caballero, meteorólogo del CEAZA, destacó que es importante monitorear y evaluar la efectividad de este método a nivel local y expresó que si bien “es una técnica que se está aplicando en varios lugares del mundo con base científica (…) varios sitios donde no hay evidencia científica que respalde su eficacia en un 100%”, concluyó.
“Los resultados han sido bastante dispares y, por lo tanto, depende de las condiciones locales, la región, de las condiciones sinópticas; esto significa que cuando venga la precipitación, que tipo de nubes son, ya que algunas son más aptas y otras menos para este método. Es un método que puede que funcioné o que no funcione en la región.
Alex Cortés, juez de Río de la JVRE, sostuvo que, dada la gravedad de la situación actual, “debemos explorar todas las alternativas que estén al alcance para poder paliar la falta del recurso hídrico para nuestros usuarios, siempre asegurando el consumo humano”.