Preocupante intolerancia

0
93

Si bien algunos justifican lo inexplicable cuando se presentan hechos de violencia, señalando que realmente son “reacciones de impotencia contra el sistema opresor”, lo cierto es que la agresión no ha sido, ni será nunca un método sensato de solución de conflictos.
Con preocupación vimos este jueves como una turba de manifestantes contrarios al proyecto Dominga las emprendió contra las dependencias de Diario El Día, medio de comunicación regional que posee una línea editorial muy clara, pero que se encuentra plenamente protegida por la libertad de expresión y la libertad de prensa. Nuestra solidaridad hacia los colegas y el equipo de trabajo del medio de comunicación.
Y es que si hay algo que debemos recoger como aprendizaje del estallido social, es que no somos una comunidad de salvajes llenos de odio. Ni podemos usar la violencia como medio de expresión de nuestras ideas.
El proyecto Dominga está en evaluación y respecto de su desarrollo hay argumentos, hay canales, hay ideas que discutir y no combos que dar ni edificios que destruir.
Este mismo jueves, el país se conmovió con la muerte del destacado científico y pensador humanista Humberto Maturana, que en su sapiencia siempre propugnó el respeto y el diálogo. En el año 2009, en una entrevista con La Nación Domingo, sostuvo: “En Chile estamos viviendo un momento histórico de mucha agresividad. Estamos muy centrados en la crítica, en la descalificación, en oponernos los unos a los otros. Estamos muy limitados en nuestra disposición a colaborar. Y el colaborar no se hace entre especialistas, entre los dueños de la verdad, entre relaciones de autoridad, sino en el mutuo respeto”. También dijo que “en el convivir es fundamental el mutuo respeto y la honestidad”.
Y esas frases tienen un tremendo valor viniendo de él. Una persona que logró llegar a los límites del conocimiento y la biología, que sin embargo pone su acento en lo más básico de las relaciones humanas. Y pareciera que siempre los hombres más sabios pueden mirar el entorno en perspectiva, desestimar lo superficial y quedarse con lo medular, con lo que realmente nos debe importar, con lo que nos hace más humanos.
Hoy, Colombia nos estremece con imágenes que nos hacen también mirarnos en un espejo e imaginar qué habrá pensado el mundo de nuestro país de los últimos años.
En fin, Chile comenzará con la elección del 15 y 16 de mayo, una nueva etapa, en la que será vital el diálogo, el respeto y la honestidad que predicó Humberto Maturana. Ojalá no dejemos de sorprendernos y condenemos con fuerza la violencia, venga de donde venga.

Victor H. Villagrán
Editor Semanario Tiempo