Pasos para fauna silvestre y 101 kilómetros de extensión: los detalles de la nueva Ruta Costera que unirá a Atacama y Coquimbo

0
21

Ansiado proyecto vial elaboró una innovadora alternativa de conectividad ecológica en el país. Los ecoductos o puentes verdes son una práctica de conservación utilizada en Austria, Bélgica, España, Japón, Kenia, Australia y Canadá, pues permiten conexiones entre ecosistemas adyacentes, evitando el ruido, colisiones con la fauna y la fragmentación de los hábitats.

Son 120 mil millones de pesos. Ese es el cuantioso monto que invertirá la Dirección de Vialidad de Atacama, dependiente del Ministerio de Obras Públicas (MOP), para construir la “Ruta Costera”, un eje vial de 101 kilómetros que unirá a las regiones de Atacama y Coquimbo.
Pese a la voluminosa cifra y el vasto trayecto, una de las innovaciones que contempla la iniciativa son los denominados “ecoductos” o “puentes verdes”. Ello, se refiere a pasos habilitados para la fauna silvestre que ocupa ecosistemas aledaños a la arteria, y que permiten conexiones entre hábitats, impidiendo el ruido, colisiones con la fauna y la fragmentación de los hábitats.

La información fue confirmada por la Secretaría Regional Ministerial de Atacama. El proyecto se iniciaría a comienzos del 2025, contempla la construcción y pavimentación incluso de un sector que hoy no existe conectividad. El titular local de esa cartera, Mauricio Guaita, indicó a Semanario Tiempo que “la inversión es una cifra histórica para la región de Atacama”.
“Este importante y esperado proyecto viene acompañado con herramientas complementarias e innovadoras en nuestro país, como es el caso de la construcción de un paso ecológico de uso exclusivo de fauna silvestre, al sur del sector de Los Bronces, el primero, el cual permitirá, entre otras cosas, mitigar los efectos de la fragmentación del hábitat de los grandes mamíferos existentes en el área de influencia del proyecto. A esto se suma la construcción de un puente en la Quebrada de Chañaral”, detalló.

Guaita agregó que “con la construcción de esta anhelada ruta, se consolidarán los accesos a caletas como Puerto Huasco, Los Bronces, Peña Blanca, El Sueño, La Reina, Los Burros Sur, Caleta Chañaral de Aceituno, entre otras, lo que significará potenciar el desarrollo turístico y económico de estos sectores”.
Según esa cartera, estos ecoductos o puentes verdes son una práctica de conservación utilizada en otros países como Austria, Bélgica, España, Japón, Kenia, Australia y Canadá, los cuales permiten las conexiones entre hábitats adyacentes a una obra lineal como carreteras o autopistas, principalmente para evitar las colisiones fauna-vehículos y combatir la fragmentación de los territorios.
“Es muy importante que, al momento de su construcción, la vegetación de su superficie sea similar a los hábitats de los alrededores, además deben construirse de tal manera que se proteja a los animales de los ruidos e incomodidades que produce el paso de los autos por la carretera”, resaltó el funcionario de Obras Públicas.

Sobre los detalles técnicos de este proyecto de Ruta Costera, el director Regional de Vialidad en Atacama, Jorge Gutiérrez, sostuvo que “dada la magnitud de la inversión de las obras, el proyecto se ejecutará en cuatro tramos, siendo el inicial aquel comprendido entre el acceso sur a la Caleta Chañaral de Aceituno, hasta el límite con la región de Coquimbo”.
“Los tramos faltantes se proyectan que inicien su ejecución en el año 2026, a la espera de la gestión de expropiaciones que se irán desarrollando en forma paralela”, añadió.
Gutiérrez alertó que esta solución constructiva es viable, puesto que de no hacerla “podríamos favorecer el desplazamiento de animales autóctonos de nuestra zona, como guanacos y zorros que son los que habitualmente se ven más afectados”.