Minera San Gerónimo pionera en la región: Firma Compromiso de Implementación de la Norma Chilena 3262

0
18

La medida convierte a la empresa en la primera, a nivel regional, en suscribir este importante compromiso que favorece la conciliación de la vida laboral familiar y personal de su equipo de trabajo.

En un histórico paso para la conciliación laboral y familiar en la industria minera regional, Compañía Minera San Gerónimo firmó un compromiso para implementar la Norma Chilena 3262. Esta iniciativa convierte a la empresa en la primera del sector en la zona en adoptar esta importante medida, que busca promover la igualdad de oportunidades y la armonización entre el trabajo, el hogar y la vida personal de sus trabajadores y trabajadoras.

Con la participación de la seremi de la mujer y la equidad de género, María Fernanda Glaser Danton; la seremi de minería, Constanza Espinosa Henríquez; la directora regional de sernameg, Priscilla Olivares Verasay, junto a integrantes del comité ejecutivo, dirigentes sindicales, además de trabajadores y trabajadoras de la Compañía, se firmó este compromiso.
“Hoy damos un nuevo paso en nuestro compromiso con la diversidad y la inclusión, convirtiéndonos en la primera empresa minera de la región en firmar este compromiso de forma pública”, señaló Yuvitza Sáez Tapia, gerente personas de CMSG. “Con estas acciones queremos que las personas que trabajan con nosotros se desarrollen en un entorno de respeto y equitativo, lo que resulta esencial para alcanzar la excelencia y hacer de nuestra Compañía un mejor lugar para trabajar”.

Por su parte María Fernanda Glaser Danton, seremi de la mujer y la equidad de género, felicitó a la minera por comprometerse con esta Norma, “que permite abrir espacios laborales para las mujeres en industrias que históricamente han sido masculinizados como la minería y la construcción. Gracias a iniciativas como estas las mujeres pueden contar con trabajos seguros, bien remunerados y que tengan la posibilidad de aprender y proyectarse”.

La Norma Chilena 3262: 2021 es de cumplimiento voluntario y constituye una oportunidad para que las instituciones diagnostiquen las brechas, barreras e inequidades de género y de armonización entre trabajo, hogar y vida personal. Ello permite que después se desarrolle e instaure un sistema de gestión, el que es certificado por una empresa auditora externa.