Minera Los Pelambres estima que al 2025 dejará de usar agua en Choapa y exhibe 40% de avance en obras de proyecto INCO

0
137

Cuprífera prevé que este mes presentará un Estudio de Impacto Ambiental de iniciativa “Adaptación Operacional”, la que “permitiría duplicar la capacidad de la planta desalinizadora que hoy está en construcción en Los Vilos”, dice el gerente General de la empresa, Mauricio Larraín.

El proyecto Infraestructura Complementaria (INCO) de Minera Los Pelambres alcanza más de un 40% de avance. Esa fue premisa que permitió a la principal empresa de la región de Coquimbo realizar una actividad para mostrar los avances –esta semana– de la iniciativa más ambiciosa que se ejecuta en la zona.
INCO contempla una inversión de US$1.700 millones para una serie de obras que incluyen una planta desalinizadora, la construcción de un sistema de impulsión de agua desalada y el reforzamiento de la capacidad de procesamiento de mineral.
Con ello, la empresa, controlada por Andrónico Luksic, no solo será la primera cuprífera de la primera en la zona central del país en ocupar agua desalinizada en sus procesos productivos, sino que con el inicio de sus operaciones, durante el segundo semestre del próximo año, dejará de utilizar agua del río Choapa. El plazo para esto último es el 2025
“Gracias a este proyecto, Los Pelambres será la primera compañía minera de la zona central que empleará agua de mar para producir cobre. Este es el primer paso en una visión de futuro de la compañía, donde uno de nuestros principales objetivos es dejar de usar agua del río Choapa”, explica Mauricio Larraín, gerente general de Minera Los Pelambres.
La planta producirá 400 litros por segundo de agua desalada en su primera fase operación.
INCO además es el primer paso de una visión de largo plazo que la compañía ha denominado Los Pelambres Futuro, con la que busca operar en los próximos años con agua de mar desalada y energías renovables.

Futuros proyectos
Los Pelambres prevé que este mes presentará un Estudio de Impacto Ambiental de iniciativa “Adaptación Operacional”, la que “permitiría duplicar la capacidad de la planta desalinizadora que hoy está en construcción en Los Vilos.
“Durante este mes esperamos presentar el estudio de impacto ambiental del Proyecto Adaptación Operacional, el que nos permitiría duplicar la capacidad de la planta desalinizadora que hoy está en construcción en Los Vilos, además de contar con nuevo Sistema de Transporte de Concentrado, entre otras obras. De esta forma, a partir del 2025 el 95% del agua que necesitamos para nuestra operación provendrá del mar o de agua recirculada”, reitera Larraín.
Estas inversiones impulsadas por Minera Los Pelambres están en línea con los planteamientos definidos por la Mesa Nacional del Agua, ya que en su primer informe propone la construcción de plantas desalinizadoras entre las medidas para lograr un desarrollo equilibrado y sustentable de nuevas fuentes de agua.
“La incorporación de agua desalada en nuestra operación se suma al trabajo que hemos desarrollado en materia de gestión hídrica en los últimos años, participando en diferentes instancias de coordinación pública privada para habilitar pozos de riego, mejoramiento de canales y operación de los sistemas de APR de la Provincia de Choapa. Todo esto para enfrentar en conjunto los efectos de un escenario de escasez hídrica cada vez mayor”, agrega el alto ejecutivo de Los Pelambres.

Foco en Choapa
Adicionalmente, INCO busca recuperar la capacidad de procesamiento de mineral ante el aumento de la dureza del mineral, mediante la instalación de una nueva línea de molienda y una nueva línea de flotación en la concentradora de Chacay, para alcanzar la tasa de procesamiento de mineral máxima ambientalmente aprobada.
Además del trabajo que actualmente se desarrolla en el sector de Punta Chungo en Los Vilos, este proyecto también busca aportar al desarrollo económico y social de la Provincia de Choapa, implementando distintas medidas, compromisos e iniciativas para extender sus efectos positivos más allá de su fase de construcción.
De esta forma, el proyecto cuenta con aproximadamente el 30% de contratación de mano de obra de la Región de Coquimbo, focalizado principalmente en trabajadores y trabajadoras de la Provincia de Choapa; mientras que hasta el momento han establecido relaciones comerciales con más de 355 proveedores locales por un total de casi $ 40.000 millones.
“Las inversiones que hoy estamos realizando con el INCO y las que queremos impulsar con el proyecto de Adaptación Operacional nos permiten contribuir también a la recuperación económica y social de la provincia del Choapa y de la región de Coquimbo”, sentencia Larraín.