Interacción universitaria

0
43

Es interesante observar cómo las universidades locales han ido logrando una mayor interacción e impacto con la comunidad local. No solo con la formación de nuevos profesionales sino que aportando con soluciones concretas, movilizando voluntades, gestionando recursos e interactuando con el mundo privado.
Si bien es cierto que los actuales procesos de acreditación exigen un mayor grado de vinculación con el medio, este podría remitirse solo al cumplimiento formal. Pero hoy vemos cómo ese impulso se ha traducido, por ejemplo, en búsqueda de soluciones en el ámbito de la salud y medicina, el medio ambiente, las ingenierías,
En esta edición destacamos la información que surge desde el Hospital de La Serena por una iniciativa que busca mejorar la calidad de vida de las personas que han sufrido laringectomía, producto de un cáncer de laringe y que requieren de un dispositivo especial para poder comunicarse. El avance es simple y concreto, se trata del diseño y elaboración de dispositivos que les permitan conectarse al dispositivo sin necesidad de usar sus manos. Algo así como un “manos libres”.
De la misma forma destacamos la información sobre la implementación de un sistema de “monitores de humedales” , que han resultado ser una pieza clave para la investigación y cuidado de estos espacios silvestres, iniciativa en la que también ha intervenido el mundo académico junto a la autoridad ambiental.
En fin, como estas hay otros tantos ejemplos que dan cuenta de una sinergia, de un modo de avanzar que pareciera ser el camino correcto. Es esa coparticipación entre la autoridad (el Estado), la academia (universidades), la empresa (gremios o privados) y la comunidad, la que debería darnos frutos continuos y virtuosos.
Ese es el camino que han seguido los países desarrollados, cuyo éxito se basa en la capacidad intelectual de sus ciudadanos. Materia prima que tenemos de sobra en nuestra región.

Víctor H. Villagrán
Editor Semanario Tiempo