Hacienda Santa Cristina: “(Cifras en Limarí) Nos dan a entender que somos una alternativa real al valle de Elqui”

0
95

Empresario celebra las positivas cifras para Limarí en términos de ocupación hotelera, especialmente en febrero y que promedió con un 50,6% durante toda la temporada estival. Asegura que mantuvo contacto con otros propietarios de recintos en las otras comunas y que las próximas semanas harán una revisión para no quedarse como una “opción en pandemia”, sino para agregar valor a los destinos locales.

Juan Pablo Hernández es hijo de los fundadores de la tradicional Hacienda Santa Cristina, una antigua casa patronal en Ovalle, construida en el año 1938, que ofrece servicios de alojamiento y gastronomía perteneciente hace más de 30 años a la Familia Hernández Gálvez. Sin duda un lugar posicionado en el valle de Limarí y que Juan Pablo administra quizá en uno de los años más duros por la pandemia.
Según cifras de Sernatur Coquimbo, la provincia de Limarí experimentó un 50,6% de ocupación hotelera, con un alza en febrero que estuvo por sobre la media, especialmente posterior a cuando La Serena, Coquimbo y Los Vilos retrocedieron a Fase 2 a fines de enero, comunas que se vieron obligadas a restringir su movilidad a confinamiento total los fines de semana (ver tabla).
Desde que partió la emergencia sanitaria, particularmente los meses de abril y mayo en 2020, los distintos servicios turísticos comenzaron a formalizar su funcionamiento a las exigencias del coronavirus, con objeto de “cuando se abriera una ventana el turista iba a querer salir, disfrutar y salir a conocer ligares distintos, nuevas ideas y vivencias, y nosotros estamos preparados para poder recibir a los clientes”, dice.
“Fue un verano bastante provechoso para nosotros”, destaca.
Advierte que durante todo el periodo estival, el recinto estuvo “casi lleno”, manteniendo los cuidados pertinentes para evitar contagios, tanto en los clientes, como en los trabajadores. “Lo tomamos con responsabilidad y cuidado porque creemos que es muy importante para el crecimiento económico de la provincia y la región”, menciona.

Alternativa al valle de Elqui
Hernández describe que al encierro de La Serena y Coquimbo fueron los propios habitantes de esas comunas las que comenzaron a salir. En ese punto, considera que el Limarí se transformó una alternativa ideal, especialmente por la cercanía. Ello no solo se evidenció en Ovalle, pero además en Monte Patria, Combarbalá, Punitaqui y Río Hurtado.
Consultado si esto significa transformarse en una alternativa a la preferencia de los visitantes por el valle de Elqui, indica: “Nos da a entender que somos una alternativa real, pero el tema es que hay que seguir trabajando. Creo que luego de esto, en las próximas semanas y meses hay que analizar este tema porque es importante hacer una revisión de lo bueno y lo malo de esta temporada estival para seguir creciendo”.
“La gente ya conoce estos valles, pero también hay que entender qué es lo que faltó, cómo estuvo la calidad de los servicios turísticos, de alojamiento. Hay que analizar todos los pro y contra para no quedarnos que fuimos una alternativa en pandemia, sino que somos una alternativa de ahora en adelante”, precisa.
La idea será adelante agregar valor a los destinos y que el empresario asuma esa responsabilidad de potenciar los servicios turísticos, trabajo, considera, que debe alcanzarse con el sector público. “Río Hurtado tiene un potencial de turismo rural y Monte Patria también. Por ende, no debemos quedarnos en que solamente hay un río y un servicio de alojamiento. Tenemos que darle al cliente algo más”, apunta.