Expertos advierten que altas temperaturas seguirán hasta septiembre y déficit de lluvias llega al 84%

0
165

“Los eventos de precipitaciones están llegando a la Quinta Región y no han alcanzado a Coquimbo”, sostiene Ana María Córdova, directora del departamento de Meteorología de la Universidad de Valparaíso. Desde el Ceaza, indican que el calor está provocando comportamientos anómalos, por ejemplo, en la estación del glaciar Tapado, con máximas diarias de casi 10°C, más de lo normal puesto que no debería sobrepasar los -5°C.
Los expertos advierten que la tendencia de un invierno cálido se mantendrá y las altas tempera-turas continuarán hasta el tercer trimestre (septiembre), lo que sumado a la ausencia de precipitaciones en la zona costera de las provincias Elqui y Limarí, está generando no contar con eventos de lluvias importantes para este año en la región de Coquimbo.
Se estima que el déficit de lluvias se encuentra en un 84% y el calor está provocando un rápido derretimiento de la nieve en la cordillera, lo que está evaporando más rápido de lo normal el recurso que debería infiltrarse.
Los embalses apenas soportan el 15% de los más de 1.300 millones de m3 capaces de almacenar.
Ana María Córdova, directora del departamento de Meteorología de la Universidad de Valparaíso, sostiene que la variabilidad interestacional de este año 2023 da cuenta que “obviamente está lloviendo mucho en la zona centro sur en comparación con la zona centro norte, sin embargo, los eventos de precipitaciones están llegando a la región de Valparaíso y no han alcanzado la región de Coquimbo”.
“Eso nos hace pensar que, si bien llega al Choapa, no lo hace en la parte costera de Elqui y Limarí. Al día de hoy (ayer), seguimos con un déficit del 84% en la zona costera de (la región de) Coquimbo”, sostuvo en el Seminario Situación Hidroclimática de la región de Coquimbo: proyecciones agosto 2023, desarrollado por el laboratorio Prommra de la Universidad de La Serena.
La Simone Schauwecker, investigadora del Laboratorio de Glaciología del Centro Científico CEAZA, explica que “en general, las altas temperaturas hacen que la nieve se derrita muy rápidamente. Sin embargo, cuando empezó la reciente ola de calor ya no quedaba casi nada de nieve. En la Estación de Tapado medimos 50 cm a finales de junio, pero ya el 21 de julio había desaparecido todo. Las imágenes satelitales indican que cuando empezó la ola de calor quedaba nieve en partes muy altas, donde sí el calor hizo que terminara de derretirse”.
Mientras que el Álvaro Ayala, investigador del Laboratorio de Glaciología del CEAZA, detalla que “sumado a la situación de escasez de precipitaciones y nieve acumulada, las altas temperaturas registradas en los últimos días podrían estar activando tempranamente el derretimiento de la nieve y los hielos de la alta cordillera. En base a nuestros registros, estimamos que la temperatura del aire en el glaciar Tapado superó los 5°C. Además, la ola de calor también se notó en la cordillera de Coquimbo. Por ejemplo, la estación cerca del glaciar Tapado (provincia de Elqui) registró temperaturas máximas diarias de casi 10°C durante los últimos días. Esto es mucho más de lo normal para esta estación del año, donde la temperatura máxima no debería sobrepasar los -5°C”.