El problema de la “demanda ambulante”

0
19

Probablemente muchas empresas quisieran vender sus productos en el centro de Nueva York , otras tantas en el corazón de Providencia en la regi{on metropolitana de Chile y otras en el centro de La Serena. El asunto es que son sectores reconocidos, con tradición comercial y de alto costo. Pero resulta que no todos pueden estar el mismo tiempo en el mismo lugar. Por eso existe un orden, por eso hay trabajo y gastos que solventar detrás de la habilitación de esos espacios.
Parece una explicación simple y básica, pero por lo mismo a veces nos olvidamos y muchos se dejan llevar por el discurso igualitario, como la alcaldesa de Santiago Iraci Hassler cuando en el mes de septiembre señaló que iba a establecer un “orden democrático del territorio” para lo cual entregaría más de 1.000 permisos a comerciantes ambulantes.
Son sectores de alta demanda, así de simple. Y no todos pueden estar en el mismo lugar al mismo tiempo. Esto no es Bangkok en Tailandia. Es el casco histórico de La Serena.
Pero ahora es el propio alcalde Roberto Jacob quien asume una postura más dura y resistente a la reinstalación de ambulantes en el sector de La Recova y en el centro de la ciudad.
“Ellos protestan y reclaman, pero aquí no hay pie atrás (…) hemos estado dos años en conversaciones, hicimos todo un gasto, ellos también estuvieron ahí presentes y de la noche a la mañana, a los tres meses, según ellos, porque no vendían nada, simplemente volvieron a la calle”, señala el edil.
Y quizás en sus propias palabras esté la clave. Sancionar la “oferta” pareciera que no da resultado, por lo tanto pareciera que es el momento oportuno para poner un fuerte acento en la demanda. Quizás la sanción al consumidor callejero pueda ser la clave en este momento. Ya se han intentado muchos camino y se ha invertido demasiado tiempo. Por el lado de los comerciantes solo hay porfía y pocos resultados. Pero por el lado del consumidor no se ha hecho mucho. Además de la educación permanente y la conciencia ciudadana, parece que es el momento de dar un paso más adelante.

Víctor H. Villagrán
Editor Semanario Tiempo