Desaladora: plan estatal usará estudios de Aguas del Valle y ejecutará una serie de iniciativas adicionales por US$509 millones

0
112

Se estima construir, a través de un llamado a licitación pública, un complejo multipropósito con una capacidad de 1.200 litros por segundo en el sector El Panul, que surtirá de agua a las comunas de La Serena, Coquimbo y Ovalle, beneficiando a unas 540 mil personas. Adicionalmente, se pretende implementar unidades de desalación para los sistemas de agua potable rural en las provincias de Limarí y Choapa.

DCIM100MEDIADJI_0064.JPG

Fue el primer anuncio del presidente de la República, Gabriel Boric, en su tercer arribo a la región de Coquimbo y se relacionó con la severa crisis hídrica que experimenta la zona hace más de 12 años, y que durante este 2024 amenaza incluso con la discontinuidad del servicio para algunas ciudades, en caso de no ocurrir precipitaciones.
Por la urgencia, el mandatario fue directo y precisó que este año, específicamente el segundo semestre, el Ministerio de Obras Públicas (MOP) realizará el llamado a licitación para construir una planta desaladora multipropósito en el sector El Panul de Coquimbo, que contempla una inversión de 300 millones de dólares, con una probable puesta en marcha para el 2029.
De este modo, y para acelerar los plazos anteriormente estipulados, la iniciativa utilizará los estudios existentes realizados por la empresa sanitaria Aguas del Valle en este sector (proveedora de agua de la región). La licitación contempla la construcción, la operación y el transporte de agua desalada, tanto para la conurbación Coquimbo- La Serena, como también para la ciudad de Ovalle, lo que incluye consumo humano y recurso para riego, beneficiando a unas 540.000 personas. Tendrá una capacidad de 1.200 litros por segundo.
“Anuncié desde Río Hurtado que la región iba a tener al menos una planta desaladora y quiero contarles cómo estamos avanzando en concretar estas promesas. En el sector de El Panul, en la comuna de Coquimbo, vamos a instalar la tan anhelada planta desaladora multipropósito para la región. Con esto se va a garantizar en el mediano plazo el suministro y la calidad de agua potable para la conurbación La Serena-Coquimbo, y también agua para riego. Además, esta planta va a enviar agua a Ovalle, traslado que está contemplado en el proyecto que estamos anunciando hoy”, dijo el jefe de Estado.

Por su parte, la ministra de Obras Públicas, Jessica López afirmó que “la solución de la crisis hídrica tiene muchas aristas. La planta es una de ellas y la otra es la construcción de un conjunto de nuevos pozos que permitirán la seguridad hídrica hasta el 2029, así como otras fuentes de agua como el reúso y tratamientos de aguas servidas”.
“Es un conjunto de medidas en el que la más significativa es la construcción de la planta desaladora. Este proceso se inició con la decisión presidencial de construir esta planta y la aprobación por parte del Congreso para que el MOP pueda construir este tipo de infraestructura hídrica de cualquier propósito. Ahora se agrega la definición del lugar en El Panul y luego el llamado a licitación que esperamos que sea el segundo semestre de 2024, acogiendo el llamado del presidente a buscar los mecanismos para acotar los plazos de este anhelado proyecto”, reiteró López.

Sistema de desalación

Como consecuencia de esta nueva normativa que permite al MOP construir plantas desaladoras para consumo humano, el ministerio proyecta la implementación, a partir del 2024, de la primera etapa de un sistema de desaladoras. Esta fase tiene un primer foco centrado en garantizar el suministro de agua potable para el consumo humano y, complementariamente, satisfacer demandas de otros sectores afectados por la crisis hídrica.
Así, con el objetivo de mitigar el déficit hídrico que aqueja a los Servicios Sanitarios Rurales (APR) de la región de Coquimbo, el Ministerio de Obras Públicas proyecta la instalación de tres plantas desaladoras para proporcionar una fuente de agua segura para consumo humano a los Servicios Sanitarios Rurales de las provincias de Limarí y Choapa, por una inversión cercana a los 209 millones de dólares, beneficiando a 130 mil personas.
Se prevé que el inicio de operación de estos sistemas estén durante el 2029, aunque el 2025 se habilitaría un complejo en el sector de El Esfuerzo en Quilimarí.