Alza de insumos, acceso a crédito y rotación laboral, las trabas que empeoran las perspectivas de inversión en la Construcción

0
175

Se sondearon a 105 empresas de las regiones de Coquimbo, pero también de Valparaíso, Maule y Los Lagos. “El diagnóstico es clave para que las empresas puedan seguir reinvirtiendo, sigan funcionando y puedan ser sostenibles”, señaló el presidente de la Comisión Capital Humano CChC La Serena, David Cortés.

La Cámara Chilena de la Construcción (CChC) y el Centro de Microdatos (CMD) de la Universidad de Chile realizó un sondeo respecto a las principales trabas que afectan la reactivación del sector Construcción en el país, y que en la región de Coquimbo dejó preocupaciones que inquietaron a los inversionistas, debido al alza de los productos e insumos en los proyectos, el acceso a crédito para la adquisición de viviendas y la alta rotación de trabajadores producto de la falta de especialización.

Respecto a inversiones a mediano plazo (2023-2025), se entrevistó a 105 empresas en las regiones de Coquimbo, Valparaíso, Maule y Los Lagos. Los resultados promedio de las cuatro regiones mostraron que en comparación con 2021, se produjo una caída en la cantidad de proyectos en 2022, seguido de una mayor estabilidad para los años 2023 a 2025.
Para ese período, en la región de Coquimbo se calculó un importante aumento de obras en la categoría “Otros Proyectos”, es decir, edificaciones no habitacionales, junto a una alta caída en la categoría “Inmobiliaria en Extensión”, mientras las obras de “Infraestructura e Inmobiliaria en Altura” se proyectaron estables.
Sin embargo, en cuanto a los principales problemas para invertir, el 50% de las empresas consultadas percibieron dificultades en el precio de los insumos; un 39,3% el acceso a crédito y 32,1% a factores ligados a trabajadores con competencias adecuadas.
“Este diagnóstico nos permite direccionar de buena manera los recursos asociados al desarrollo de capital humano y en la discusión se dio algo muy interesante que tiene relación con la productividad, por cuanto es clave para que las empresas puedan seguir reinvirtiendo, sigan funcionando y puedan ser sostenibles y la sostenibilidad se logra en base a personas capacitadas, con alto conocimiento y que estén dispuestas a adoptar nuevas tecnologías”, señaló el presidente de la Comisión Capital Humano CChC La Serena, David Cortés.

Definitivamente, la capacitación de los trabajadores apareció como un aspecto relevante para este sector económico. En la región de Coquimbo, entre 2021 y 2022, el 71,4% de las empresas indicó que sus trabajadores participaron en capacitaciones (el 65% en competencias técnicas de un oficio y el 25% en competencias tecnológicas), una cifra notoriamente mayor al promedio nacional (60%).

Asimismo, para el período 2022-2025, el 75% de las empresas regionales proyectó capacitar a sus trabajadores (el promedio nacional es de 68%), sobre todo en competencias técnicas (81%), aunque también en competencias en tecnología de la información (29%).
Ahora bien, los datos no permitieron calcular por qué las empresas no invierten mayormente en capacitar, pero los resultados de las cuatro regiones apuntaron a la falta de recursos y la alta rotación, como las dos razones más importantes.

Junto con la falta de competencias, en las cuatro regiones analizadas aparece la adopción de procesos de automatización. Un 38% de las empresas ya lo concretó entre 2021 y 2022, mientras el 48% prevé hacerlo en los próximos tres años, especialmente para reemplazar trabajos operativos iniciales o básicos (34%), pero también para trabajo avanzados (24%) en contraposición, la labor de los profesionales es la menos considerada para automatizar (9%).

Otro de los temas analizados fue el reclutamiento de trabajadores. La principal dificultad para ocupar las vacantes es la escasez de postulantes; la segunda, la falta de candidatos con competencias técnicas. Resulta llamativo que un mayoritario 66,5% de las vacantes de trabajadores las cubren personas que ya han trabajado anteriormente en obras de la empresa; mientras el 22,4% llega por recomendaciones o por redes del empleador, ninguno de los otros mecanismos supera el 3%.
Al comparar las cifras de las cuatro regiones estudiadas, Coquimbo es la región donde se produjo una mayor caída del empleo, la disminución supera el 50% en el sector inmobiliario, lo que se reflejó en una menor demanda por oficios.