Abastecimiento alterno y llenar sistemas de más de 20 mil m3: El complejo protocolo para reponer el suministro de agua en La Serena y Coquimbo

0
117

Son cerca de 557 kilómetros de tuberías y matrices que recorren la conurbación, el equivalente a la distancia entre La Serena y Rancagua, las que se vieron sometidas a bajas de presión y cortes esta semana, producto de una rotura en la aducción principal que abastece a ambas comunas.

El martes 09 de febrero, la empresa sanitaria Aguas del Valle informaba que sus equipos habían detectado una rotura en la aducción principal que alimenta de agua potable a La Serena y Coquimbo.
Ello, afectaba con bajas presiones a ambas comunas, excepto los sectores de Las Compañías y San Ramón, la que se mantendrán con suministro normal. Sin embargo, de distintos puntos de estas ciudades, usuarios comunicaban cortes en el abastecimiento del vital elemento.
El protocolo, según Andrés Nazer, gerente General de Aguas del Valle (ADV) consistió –primeramente– reparar la rotura, abastecer con suministro alternativo de agua potable, a través de 54 estanques estacionarios, en puntos estratégicos, además de una flota de 9 camiones aljibe que estuvieron rellenando los contenedores.

Esta semana se produjo una gran rotura en una matriz del sector Quebrada de Monardez, que dejó sin suministro a gran parte de la conurbación.

El trabajo de reparación se complejizó por la topografía del terreno y la presencia de árboles de raíces profundas. Sin embargo, la parte más compleja es la reposición del suministro. “Esto, porque requiere de una coordinación fina y de maniobras delicadas para volver a llenar la aducción de más de 20 kilómetros de largo, llenar los 9 sistemas de regulación de una capacidad de más de 20 mil m3 de agua potable y los más de 557 kilómetros de tuberías y matrices que recorren la conurbación, sin generar nuevas filtraciones en el sistema, el equivalente a la distancia entre La Serena y Rancagua”, explica el ejecutivo.
Acusa que durante los últimos años, debido a la megasequía que afecta a la Región de Coquimbo, un 69% de las fuentes son subterráneas y sólo un 31% superficiales, ”lo que nos permite entregar un servicio continuo y de calidad a más de 247 mil hogares” que se encuentran dentro del área de concesión.
En La Serena y Coquimbo, existen fuentes superficiales en el Río Elqui que abastecen a ambas comunas. a través de tres ductos. El principal, es la aducción Las Rojas, que sufrió la rotura, y que alimenta a 9 sistemas de regulación ubicados en puntos estratégicos, desde donde se distribuye el agua potable finalmente a los hogares de la parte alta y oriente de La Serena, y sectores de Coquimbo que se vieron afectados con el corte de suministro.
Por ello, “el centro de ambas ciudades por ejemplo tampoco fue afectado”, complementa Nazer.
También, hay pozos que abastecen de agua potable a grandes sectores, como son Las Compañías en La Serena, y Bosque San Carlos, San Ramón y Tierras Blancas, en Coquimbo, los que no se vieron afectados pues se abastecen de fuentes subterráneas.

-¿El verano implicó un desafío adicional?
“Si comparamos los consumos de enero 2021 y el mismo mes del año pasado, se refleja un aumento de consumo de 1,5%, lo que es un alza muy moderada”.

-¿Qué rol cumple el estanque del Cerro Grande para este tipo de emergencias?
“El estanque ubicado en el Cerro Grande en La Serena tiene como principal objetivo regular las presiones del sistema. Este estanque permitió extender por unas horas el servicio. La rotura se registró en horas de la mañana del martes y se pudo mantener el servicio hasta pasadas las 13:00 del mismo día. Hay que considerar que el tiempo de respaldo depende de factores como la demanda de agua potable, temporada, entre otras”.