A sólo seis kilómetros de la Plaza de Armas de La Serena instalan tres proyectos de energía solar que inyectarán 33 MW al sistema

0
139

Iniciativas suman conjuntamente una inversión de US$36 millones e iniciaron su funcionamiento el año pasado. Seremi de Energía, María Castillo, resalta que esas operaciones permiten no solo limpiar la matriz eléctrica de la región, sino que evacuar esa energía a los centros de consumo más cercanos, evitando el uso de infraestructura de transmisión. “Además, son una contribución a las metas de descarbonización energética del país”, agrega.

El 2023 fue el año en que La Serena despegó como un territorio apto para alojar inversión que apueste a utilizar el sol como fuente de Energía Renovable No Convencional (ERNC). Y las cifras así lo demuestran. En el fundo Juan Soldado, al interior del sector norte de Las Compañías, se encuentran tres proyectos que están en plena operación e inyectan al sistema 33 MW de potencia, la segunda más alta después de Ovalle (ver tablas).
Se trata de las iniciativas El Gaviotín, Las Taguas y El Rayador, las que suman conjuntamente una inversión de US$36 millones. De acuerdo a la seremi de Energía, María Castillo, el “reporte de proyectos del Ministerio de Energía estas centrales ya se encuentran inyectando en el sistema, por lo tanto, siguen con la posterior etapa de operación comercial ante el Coordinador Eléctrico Nacional”.
“La relevancia es que son proyectos que permiten limpiar la matriz eléctrica de la región y evacuar esa energía a los centros de consumo más cercanos, evitando el uso de infraestructura de transmisión. Además, son una contribución a las metas de descarbonización energética del país”, agregó.
Excelente recurso solar existente en la zona; disponibilidad de conexión a red eléctrica de distribución existente; terrenos con una topografía propicia para la implantación de sistemas fotovoltaicos y proximidad a poblaciones existentes, que permitirán el aprovisionamiento de la planta de materiales y servicios son cualidades de ese territorio ubicado al norte de la capital regional.
Ello se traduce en beneficios sociales y económicos para la población, pues supone una contribución al desarrollo de la región de Coquimbo, al inyectar energía renovable al sistema a un precio competitivo para el consumo de la población, en línea con los esfuerzos globales de lucha contra el cambio climático.

Los proyectos
El rayador consiste en la instalación, operación y eventual cierre de una central solar fotovoltaica de 12 MW de potencia instalada, compuesta por 32.508 paneles de silicio policristalinos, de 370 W de potencia cada uno, montados sobre estructuras metálicas de acero galvanizado compuesta por aproximadamente 386 soportes. Todo el cableado de baja tensión (BT), media tensión (MT) y corrientes débiles (CD) es subterráneo, mediante zanjas compactadas.
En tanto, El Gaviotín posee las mismas características que la anterior iniciativa, salvo que opera con 194 soportes. Por su parte, Las Taguas es una central compuesta por 22.680 paneles, montados en 270 soportes.
Todos estos proyectos comparten que tienen una vida útil estimada de 30 años y abarcan una superficie de 65,5 hectáreas, en total. Adicionalmente, se prevé que los excedentes de energía sean inyectados al Sistema Eléctrico Nacional.