90 años de la Denominación de Origen del pisco: Consejo Regional Coquimbo reafirma compromiso de defensa

0
166

Cada 15 de mayo el destilado nacional celebra un nuevo aniversario, con el esfuerzo de productores y el respaldo de autoridades, que buscan impulsar su posicionamiento y reconocimiento internacional.

El 15 de mayo de 1931, durante la presidencia de Carlos Ibáñez del Campo, se declara que las aguas ardientes producidas en la Región de Coquimbo y Atacama, tendrán la denominación de origen Pisco, con la finalidad de proteger la industria y al mismo tiempo afianzar la identidad nacional.
“Esta denominación de origen es la más antigua de América y ya en esos años habían algunas denominaciones de origen en Europa, entonces con esa misma finalidad de establecer un dominio de territorio se dicta esta ley de denominación de origen protegiendo a nuestro pisco chileno”, así lo informa la presidenta del Consejo Regional, Adriana Peñafiel.
La consejera agrega que, “hoy hemos avanzado muchísimo sobre todo en generar un aumento en el mercado nacional e internacional. Recientemente, la Corte de Tailandia ha fallado a favor de nuestro pisco, reconociendo que la denominación de origen es chilena. Nosotros como Consejo Regional hemos estado apoyando de manera sostenida a nuestra industria pisquera y en el último tiempo hemos aportado recursos también para la certificación para denominación de origen de pisco, hoy día esto nos da una categoría y prestigio mundial y lo transforma en un producto muy competitivo de nuestra región”.
Son 90 años desde la creación de la denominación de origen del destilado nacional, pero los registros datan desde 1773 donde se apunta a la Hacienda La Torre, hoy Pisco Elqui, de 3 botijas de pisco, “registros que avalan que el pisco es chileno y no peruano, eso hay que recalcarlo 100%”, sostiene el consejero regional, Cristian Rondanelli, vicepresidente de la comisión de Fomento Productivo.

En este sentido, sigue el consejero, “este Gobierno Regional y parlamentarios de forma transversal hemos ido impulsando medidas de apoyo a la industria pisquera regional, pero cuando hablo de industrias no hablo solamente de gran industria, porque en ella están congregados principalmente pequeños agricultores, casi el 90% de ellos tiene menos de 5 hectáreas de uva pisquera y muchos de ellos están congregados en cooperativas, por ejemplo Capel. Por lo tanto, nuestro apoyo siempre puede ser más y necesitamos generar políticas públicas, en donde esos 100 millones de dólares que ellos aportan al erario nacional vuelvan en una reinversión del Estado a nuestra región y de Atacama”.
la industria pisquera apunta a consolidar la presencia de la categoría en mercados estratégicos, presentando un producto patrimonial de Chile, profundamente ligado a su entorno, a la tierra y a sus habitantes, que ha impreso su sello en la cultura social del norte chico y sobre todo de alta calidad.
Bajo esta premisa, los consejeros regionales se han reunido constantemente con la directiva de Pisco Chile A.G. y también han aunado fuerzas con otras autoridades para la protección y crecimiento del pisco chileno, para el beneficio de la industria y pequeños agricultores de la región.