Gremio minero de La Higuera estima que unos 300 productores pudieron beneficiarse con “poder de compra” de Dominga

0
41

Tras fallida conciliación en la Corte Suprema, el presidente de la Asociación Gremial Minera de La Higuera se detiene en una de las 56 medidas socioambientales que propuso Andes Iron, titular de Dominga. Explica los orígenes de la idea que entre las principales bondades estaba en el ahorro del costo del transporte, cercano al 80%, pues hoy el cobre debe ser trasladado a las plantas de la Empresa Nacional de Minería en Vallenar (Atacama) y Panulcillo (Ovalle).

Héctor Páez. Asociación Gremial Minera de La Higuera.

Una de las 56 medidas socioambientales que el proyecto minero Dominga propuso durante el fallido proceso de conciliación en la Corte Suprema fue implementar un “poder comprador” de cobre sulfurado para pequeños productores de la región de Coquimbo.
La idea aprovecharía la infraestructura existente duranta la operación de la compañía Andes Iron, titulares del proyecto minero portuario, para dinamizar la pequeña minería regional, partiendo por los productores del territorio donde busca alojarse Dominga, es decir la comuna de La Higuera.

Atentos a esa propuesta estuvo la Asociación Gremial Minera de La Higuera. Su presidente, Héctor Páez, quien además es director de la Sociedad Nacional de Minería (Sonami), cuantifica que hasta 300 pequeños productores pudieron verse beneficiados con el poder comprador, reactivando el funcionamiento de yacimientos chicos, además de otros actualmente abandonados, facilitando el negocio, pues el mineral debe ser transado en otras zonas geográficas de la provincia Elqui, incluso otras regiones.

El teléfono de Páez sonó 100 veces cuando se conoció el ofrecimiento. Eran mineros de la entidad gremial. Buscaban conocer antecedentes de la proposición para transmitirlo al interior del grupo. “Nosotros nunca pedimos fondos a Dominga. Sin embargo, le planteamos una necesidad para ayudar y potenciar a la pequeña minería, incluso mediana en algunos casos. Consistía en que Dominga abriera un poder de compra a los minerales, con el fin que el minero, que lleva hoy sus minerales a Ovalle (Panulcillo) o Vallenar (Atacama), pueda solventar y recuperar los contenidos de cobre insoluble”, explica.
Las conversaciones con Andes Iron surgieron años atrás, incluso se planteó que estuviera la Empresa Nacional de Minería (Enami) en la mesa. A juicio de Páez, en un acopio de pequeña minería, de 5, 10, 15 o 20 toneladas de material, la empresa detecta los productos de la roca y en el proceso de flotación sale el cobre sulfurado.

300 beneficiados
La Asociación Gremial Minera de La Higuera es una de las tres partes coadyuvantes en el proceso judicial que atraviesa Dominga en la Corte Suprema. Los otros dos actores son el Sindicato de Pescadores de Totoralillo Norte y la Asociación Comunal de La Higuera.
El ahorro para los mineros locales, sostiene Páez, viene del costo por transporte “que es carísimo”: “por lo menos un 80% en economía es flete, y además se puede procesar los minerales de más baja ley, esto es 1% de cobre sulfurado. De manera gráfica, el minero que lleva 20 toneladas de mineral de sulfuro a Enami de Vallenar, le exigen, al menos, 1,5% de cobre, y si en Enami pagan 100, con Dominga eso se puede triplicar”, agrega.
Páez, estima que unos 300 productores de La Higuera podrían beneficiarse con la propuesta, lo que se traduce en un fomento a la pequeña minería, no solo para la comuna, sino para toda la región de Coquimbo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here