Economía Circular

0
20

Esta semana se aprobó una nueva ley que se supone ayudará a evitar el desecho de las colillas de cigarrillos. Además de exigir que los filtros sean de materiales biodegradables, impone nuevas multas para los consumidores que las dejen en la arena o en espacios públicos.
Pero en realidad la economía circular va mucho más allá de la simple sanción o el uso de materiales biodegradables.
Efectivamente, la economía circular posee una variable medio ambiental que mira hacia la sustentabilidad de los recursos naturales y la disposición de desechos, considerando evidentemente todas las “r” posibles, rediseñar, reparar, reutilizar, reducir, reciclar… Pero también tiene una segunda variable que es económica, según la cual debemos ser capaces de avanzar en la valoración de los desechos emanados del ciclo productivo y transformándolos en nuevos productos o bioproductos con valor agregado.
Pero además de esas variables medioambiental y económica existe una variable social, según la cual las empresas son responsables de educar a la población en cuanto a sus hábitos y preferencias como consumidores. Además, está implícita la generación de miles de nuevos puestos de trabajo vinculados a esta misma economía circular.
Es decir, en este aprendizaje hacia la verdadera protección ambiental, no se trata sólo de un esfuerzo de las empresas, sino que también de todos nosotros, como consumidores que tenemos una gran responsabilidad con lo hacemos o dejamos de hacer.
En fin, da gusto informar de decenas de iniciativas vinculadas al medio ambiente que dan cuenta de un verdadero cambio en nuestra forma de entender nuestro desarrollo. Para muchas empresas las medidas ambientales ya están instaladas en su cotidianeidad, son parte de la rutina cotidiana e incluso están valoradas económicamente como parte de los activos patrimoniales. Aunque también perturba ver en ejemplos cotidianos como hay falsos líderes que ven en el medio ambiente una moneda de cambio, una fuente de ingreso fácil o de conflicto permanente.

Victor Hugo Villagrán
Editor Semanario Tiempo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here