Minera Los Pelambres somete a consulta ambiental proyecto para buscar nuevas alternativas de abastecimiento de agua

0
31

Iniciativa tiene una inversión de $8,6 millones y pretende la incorporación de fuentes con el objeto de ser transportadas hacia el sector de las piscinas de drenes del tranque de relaves El Mauro. Compañía advierte que estas nuevas alternativas excluyen agua de origen continental superficial o subterránea, y serán trasladas mediante camiones aljibes.

Una de las empresas más importantes de la región de coquimbo y el yacimiento más productivo de Antofagasta Minerals, ligado al grupo Luksic, Minera Los Pelambres, presentó una “Consulta de Pertinencia” al Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) para materializar un proyecto que busca nuevas alternativas de abastecimiento de agua para sus procesos productivos, de manera de mitigar la grave escasez hídrica.
La iniciativa, denominada “Alternativas Temporales de Abastecimiento de Agua para Proceso de MLP”, valorada en casi US$8,6 millones, se desarrollará en dos áreas, una corresponde específicamente al sector de las piscinas de drenes del tranque de relaves El Mauro (TRM) y la otra correspondiente en el Puerto Punta Chungo, ambas en Los Vilos.
Según el documento, consiste en la incorporación de fuentes alternativas de abastecimiento de agua, como efluente tratado de la Planta FAD (tratamiento de aguas industriales) de propiedad de Minera Los Pelambres y efluentes de Plantas de Tratamiento de Aguas Servidas de propiedad de terceros, que cuenten con las debidas autorizaciones ambientales y/o sectoriales que resulten pertinentes, con el objeto de ser transportadas hacia el sector de las piscinas de drenes del tranque de relaves.
“En este periodo se ha reducido considerablemente el volumen de agua disponible en el tranque de relaves El Mauro, y también desde otras fuentes de abastecimiento de agua aprobadas ambientalmente, proyectándose una falta de recursos hídricos hacia fines del año 2021 requeridos para el proceso minero”, sostiene la empresa.

En ese sentido, la compañía advierte que estas nuevas alternativas excluyen cualquier fuente de agua fresca de origen continental superficial o subterránea. Asimismo, detalla que el traslado de las aguas será realizado mediante camiones aljibes, incorporándolas en el proceso de Los Pelambres, todo lo cual será realizado hasta que entre en operaciones su esperada fuente adicional de agua desalada del proyecto de Infraestructura Complementarias (INCO).
En agosto de este año, Minera Los Pelambres proyectó impactos en la producción producto de la sequía. “La escasez hídrica está implicando restricciones en nuestras operaciones, al igual que en otras actividades de la provincia del Choapa. Por eso, vamos a continuar el trabajo que ya estamos realizando junto con vecinos, autoridades y expertos para enfrentar de la mejor forma posible los meses que vienen”, señaló en la oportunidad Mauricio Larraín, gerente General de la empresa.
Ello, pese a que más del 85% del agua que utiliza la operación es agua recirculada.

Cabe recordar que INCO Proyecto de Infraestructura Complementaria (INCO) contempla el desarrollo de una línea de molienda y una línea de flotación en la Planta Piuquenes, en las instalaciones productivas en Salamanca, e incluye las obras de la planta desalinizadora en Los Vilos, que contienen también un sistema de impulsión-conducción del agua desalinizada de calidad industrial entre la estación de bombeo ubicada en Puerto Punta Chungo y la estación de recirculación existente en el área industrial El Mauro.
Esta infraestructura, que inició su construcción en 2019, hoy es clave para enfrentar la crisis hídrica que, de no sumar nuevas precipitaciones, pueden derivar en una disminución de la producción para lo que queda del año. Por lo mismo, Larraín, destacó que esa inversión, de cerca de US$1.700 millones, permitirá integrar al proceso de producción 400 litros por segundo (l/s) de agua desalada de calidad industrial.
Junto a ello, la minera ingresó en el primer semestre de 2021 el Proyecto de Adaptación Operacional (PAO) al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental, el que, entre otras obras, considera la ampliación de la planta desalinizadora, y que permitirá elevar su aporte a 800 l/s para que la compañía opere hacia 2025, principalmente, con agua de mar y recirculada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here