Vecinos de Altovalsol valoran histórica multa de la SMA a Cardones Polpaico por más de $1.500 millones además de medidas de mitigación

0
41

Los dirigentes del sector Altovalsol de La Serena, quienes encabezaron la lucha, lograron que la Superintendencia de Medio Ambiente multará por $1.500 millones a la empresa Interchile, quienes están a cargo de la línea de transmisión de Cardones Polpaico, quienes con sus instalaciones perjudicaron la calidad de los habitantes del sector, provocando una grave contaminación acústica con ruidos que superan la norma establecida.

Un total de 2.470 Unidades Tributarias Anuales (UTA), equivalente a $1.534 millones (cerca de US$2 millones) es la multa resuelta por la Superintendencia de Medio Ambiente a la empresa ISA Interchile, propietaria de la línea de transmisión Cardones Polpaico, que une las regiones de Atacama y Metropolitana, con 753 kilómetros de extensión.
En base a lo que se indica en la resolución sancionatoria, de 100 páginas, notificada a la empresa, son dos las infracciones a las que se le aplica la multa. La primera corresponde a incumplimientos de los compromisos de monitoreo asumidos en materia de ruidos, lo que se constata en una realización parcial e inadecuada de estas funciones, tanto en la construcción como en la operación del proyecto.
La segunda infracción corresponde a la superación de niveles máximos de presión sonora corregida para zona rural en horario diurno y nocturno, por lo que se aplica una multa de 1.700 UTA (cerca de $1.100 millones).
En la resolución se indica que la empresa puede presentar un recurso de reposición y también puede presentar un reclamo de ilegalidad ante el Tribunal Ambiental, dentro de un plazo de 15 día hábiles, desde la notificación.

Vecinos lo califican como un fallo histórico
Jorge Marambio, vocero de la comunidad Los Nogales de Altovalsol, señala que quisieron exponer los resultados de tres años de trabajo que se están realizando por parte de la comunidad, una vez que se puso en operación el sistema interconectado de ISA Interchile, “cuando se puso en funcionamiento hubo problemas en la calidad de vida de las personas, donde afecta al diario vivir, con dolores de cabeza, molestia y un sonido ensordecedor”.
“Eso nos llevó a empezar a investigar y revisar la documentación del proyecto y verificar si cumplían o no con la normativa vigente en Chile” comenta.
Agrega que “a través de una memoria de cálculo se descubrió que ellos no estaban cumpliendo con el efecto Corona, dentro de las actividades que se realizaron hubo revisión de universidades, con organismos gubernamentales revisando los distintos pasos que puedan existir en el país y se logró verificar a través de la Superintendencia del Medio Ambiente que efectivamente la compañía no estaba cumpliendo con la contaminación acústica por el efecto Corona”.
“Esto nos satisface porque se logró tener una resolución donde se multa a la compañía por un monto superior a los $1.500 millones de pesos, donde es un fallo histórico y que nos llena de alegría porque no solo nos va a mejorar la calidad de vida porque van a tener que obligar a que esta empresa pueda cumplir con la norma” añade.
Puntualiza en que “la SMA exige que en el trazado completo, a nivel país, todas las personas que viven en un radio de 400 metros tienen que ser revisadas y cumplir con la normativa, y todos aquellos vecinos que no lograban conciliar el sueño o tenían problemas de vida como nosotros, fueron incorporados”.

Debilidad institucional en materia ambiental
Por su parte, la senadora Adriana Muñoz, junto con felicitar a los vecinos por su lucha, valoró la multa que se aplicó a la empresa, “ellos se organizaron para enfrentar a este gigante y lo que más me conmovió fue el defecto de origen de este proyecto cuando con los vecinos nos reunimos hace bastantes años atrás cuando dijeron que no habían habitantes y nosotros demostramos que sí habían”.
“Estos proyectos de alta complejidad se instalan en el territorio con una falta de respeto, con una naturaleza invasiva a los territorios que no es aceptable, los vecinos de organizaron y generaron conocimientos, que son complejos y fue la base para generar este fallo histórico que estamos celebrando” sostiene.
Puntualiza en que “es posible enfrentar a estos gigantes que se instalan en los territorios… También deja al descubierto la enorme debilidad institucional en materia medio ambiental de nuestro país y eso no es casual, lo mismo con un SEA débil y sin capacidad resolutiva, en donde hay intereses económicos involucrados”.

Colegio Médico: “Se deja de manifiesto el impacto en la salud”
Rubén Quezada, presidente regional del Colegio Médico, al respecto señala que “la comunidad de Altovalsol logró algo que es muy difícil, que es demostrar el impacto que están teniendo algunos avances o progresos en salud de las personas, ha costado demostrarlo en situaciones bien gráficas como en Ventanas, en la región de Atacama y aquí con esfuerzo y sacrificio de la misma comunidad se ha podido dejar de manifiesto que produce un impacto en la salud y en la calidad de vida de las personas que habitan en ese sector producto de un progreso que no está respetando a las personas”.

¿Qué es el efecto Corona?
Braulio Cancino, ingeniero consultor de la comunidad, relata que “el 2018 empiezan a operar las líneas de transmisión eléctrica y lo que pasó fue empezó un ruido el cual no estamos acostumbrados porque las casas están en un sector rural en donde el ruido ambiente es muy bajo”.
Explica que son seis fases en total y los estudios consideraron solo una, “además hubo error metodológico en calcular la distancia, pero el problema principal son la fases de ruido”.
“Las líneas al tener un voltaje tan alto, genera un campo eléctrico muy grande, y en zonas muy húmedas como la parte donde se encuentra Altovalsol, se condensa, produce gotas de agua alrededor de los cables que producen pequeñas descargas y es alrededor de toda la línea, y estas chispas son las que suenan y emiten los ruidos del efecto Corona” agrega.

“Con Eletrans III se está repitiendo la historia”
Un poco más hacia el este, en el sector de El Rosario en el valle del Elqui, los vecinos empezaron a movilizar por el proyecto de Eletrans III que contempla otras torres de alta tensión, en donde afirman que cambiaron el trazado.
Al respecto, la senadora Adriana Muñoz señala que “es una situación muy similar a la de Altovalsol y se repite la misma historia, porque hay una institucionalidad de la cual soy muy crítica, que tiene normativas que no están orientadas a informar a la comunidad acerca del tipo de proyectos que se instala en los territorios, y esa debilidad no es casual, aquí los poderes económicos, las empresas que invierten en distintas áreas como la inmobiliaria en el humedal del río Elqui”.
“A raíz de este triunfo de la comunidad de Altovalsol, vamos a trabajar en conjunto con El Rosario” cierra.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here