Sacyr: deuda por consistorial de Coquimbo alcanza los $4.700 millones y su apertura depende “netamente” de la Municipalidad de Coquimbo

0
33

Desde la empresa constructora declaran que han sostenido diversas reuniones con el Gobierno Regional, donde se expuso que “han cumplido cabalmente con su alcance del contrato y ha entregado un edificio de excelente calidad técnica, sin que se haya satisfecho la principal contraprestación que corresponde al pago del precio. Para ello, creen que “son ellos (Gobierno Regional) quienes deben decidir de dónde tomarán los recursos para hacer frente a la deuda, ya sea desde el Fondo Nacional de Desarrollo Regional o bien de un aumento presupuestario”.

Desde el 30 de noviembre en 2020, el edificio consistorial de Coquimbo no solo está completamente construido, sino que además tiene recepción municipal para poder funcionar. Es decir, hace casi ocho meses que la mega obra puede operar para albergar las oficinas que prestan servicio a la comunidad.

Eso, al menos es lo que declara a Semanario Tiempo la empresa constructora Sacyr, quién se adjudicó la licitación del inmueble en 2012. “La obra se encuentra totalmente finalizada y con recepción municipal desde el 30 de noviembre de 2020, con lo cual no quedan actuaciones pendientes por parte de Sacyr. La apertura depende netamente de la Ilustre Municipalidad de Coquimbo”, detallan desde la firma.

El edificio consistorial de la ciudad de Coquimbo cuenta con 16.640 m2 construidos, incluyendo tres niveles de subterráneos y una torre en altura que alcanza los 13 niveles sobre rasante. La torre se conforma a partir de una estructura metálica sustentada en dos núcleos verticales de hormigón armado que generan un gran pórtico de 13 metros de altura, liberando por debajo el espacio público con una gran plaza central que comunica avenida Varela con la Costanera.

Al interior del edificio se ubican todas las oficinas para albergar a los diferentes departamentos que conforman la Municipalidad de Coquimbo, así como de grandes espacios comunes con capacidad suficiente para atender al público. Las oficinas disponen de tabiques vidriados con un diseño vanguardista y de primera calidad, así como el resto de terminaciones del edificio, las cuales están pensadas para una gran durabilidad, con facilidad de mantención y con materialidades adecuadas al uso a que está destinado el edificio.

Deuda
Sin embargo, a la fecha, se adeudan todavía 4.700 millones de pesos que se debe saldar a la empresa, correspondientes al Estado de Pago N° 42, que además corresponde al estado de pago final de la obra.
El último pago que se realizó a Sacyr (Estado de Pago N° 41) se recibió en el mes de febrero de 2021.
De acuerdo a lo dictaminado por Contraloría, el obligado al pago en su condición de mandante es el Gobierno Regional de Coquimbo, “no siendo oponible a Sacyr la contribución a la deuda que deba hacer la municipalidad”.
Por tanto, los porcentajes en que cada organismo aporta al cofinanciamiento –cabe recordar que la obra tenía dos línea de financiamiento entre la Municipalidad de Coquimbo y el Gobierno Regional de Coquimbo– no es un asunto resorte de Sacyr”, mencionan.
Aun así, el ánimo que declara la empresa es querer solucionar esto por la vía del entendimiento, y conforme lo ha señalado por la Contraloría General de la República, cualquier problema de deuda.
“Es decir, es el Gobierno Regional quien debe pagar, por lo que son ellos quienes deben decidir de dónde tomarán los recursos para hacer frente a la deuda, ya sea desde el Fondo Nacional de Desarrollo Regional (F.N.D.R.) o bien de un aumento presupuestario, pero confiamos en que esta situación se resolverá a la mayor brevedad”, precisan.
En ese sentido, declaran que “se han sostenido diversas reuniones con el Gobierno Regional, “donde les hemos expuesto que la empresa constructora ha cumplido cabalmente con su alcance del contrato y ha entregado un edificio de excelente calidad técnica, sin que se haya satisfecho la principal contraprestación que corresponde al pago del precio, exigiendo el pago de lo debido de conformidad con lo dictaminado por Contraloría”.

Bondades constructivas
La estructura del inmueble está diseñada para soportar cualquier evento con garantía, ya sea por efecto de movimientos sísmicos o tsunamis, como el que ocurrió en septiembre del año 2015. La envolvente del edificio se constituye con una fachada ventilada de aluminio compuesto y grandes muros cortina, aprovechando al máximo la luz natural, favoreciendo la eficiencia energética y consiguiendo un adecuado confort en su uso interior, reforzado por una instalación de climatización de alta calidad.
Además, cabe destacar que todo el edificio dispone de iluminación con tecnología led, pensando en el aprovechamiento energético y reduciendo así los consumos.
El edificio consta también de un amplio estacionamiento para los funcionarios públicos, así como una gran zona destinada a albergar un futuro auditorio para uso de la comunidad.
“En definitiva, el edificio de la nueva Municipalidad de Coquimbo es un edificio vanguardista, construido con alta tecnología y materiales de primer nivel, pensado para ofrecer un gran servicio a la comunidad”, concluyen desde la empresa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here