Energía limpia, efectos más directos

0
10

Entre 2018 y 2021 la capacidad de producción de energía pasó de 1.145 MW a 1.466 MW en la región de Coquimbo. Y a pesar de lo impresionante que ha sido el crecimiento en proyectos de energías renovables no convencionales (ERNC) , todo indica que es un camino que recién comienza, puesto que se habla que tenemos un potencial de desarrollo de energía solar de 162.752 MW en 578.767 hectáreas, y un potencial para la generación eólica de cerca de 52.432 hectáreas, equivalentes aproximadamente a 2.622 MW.
Si bien el 32% de la producción actual es por las llamadas centrales de respaldo (que generalmente funcionan a base de motores diésel), el año pasado casi el 100% de la energía producida en la región de Coquimbo provino de energías renovables.
Ahora están en proceso de aprobación centrales solares fotovoltaicas muy próximas a la ciudad de La Serena, en el sector denominado de Los Llanos de las Compañías, lo cual sin duda transformará el paisaje habitual de ese sector.
En fin, en generación eléctrica estamos avanzando a pasos agigantados, pero la pregunta es si en consumo y reemplazo cotidiano de energías contaminantes también estamos avanzando. El reemplazo de los combustibles fósiles todavía es lento y lo más probable es que al ritmo actual seamos de las últimas zonas en el mundo en lograr ese gran reemplazo.
Sin embargo, en este sentido, llama la atención que comunas como Arica se hayan decidido avanzar y transformar 200 vehículos de su flota de locomoción colectiva a energía eléctrica, pasando a ser la primera ciudad de Chile con su transporte mayor 100% eléctrico.
En nuestra zona sabemos que el parque de locomoción colectiva en La Serena y Coquimbo es precario. Y aunque se han hecho esfuerzos por renovar de año los vehículos, siguen siendo insuficientes y no representan una alternativa real, cómoda, segura al uso de los vehículos particulares.
Quizás la autoridad regional pueda dar ese paso adelante, seguir el camino de Arica y fijarse un objetivo próximo que no sólo el de generar energía limpia para otras regiones, sino para transformar el uso de energías limpias en parte de nuestro día a día.

Victor H. Villagrán
Editor Semanario Tiempo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here